lunes, marzo 4, 2024

A sus 191 años, Jonathan se convirtió en la tortuga más antigua del mundo a nivel histórico

La tortuga oriunda de la isla remota de Santa Helena, en el Océano Atlántico, fue reconocida por Guinness World Records como el animal terrestre más antiguo del mundo del que se tenga registro.

Jonathan se convirtió en uno de los seres vivos más longevos del mundo al cumplir nada menos que 191 años. Así es, esta tortuga gigante que habita la isla remota de Santa Helena, en el Océano Atlántico, fue reconocida por Guinness World Records como el animal terrestre más antiguo del mundo del que se tenga registro.

“Jonathan goza de buena salud y todos los indicios actuales nos hacen albergar esperanzas de que alcance su tercer siglo, si es que no lo ha hecho ya”, declaró su veterinario Joe Hollins a la entidad que lo incorporó a su listado de récords mundiales.

Si bien Jonathan es fotografiado en Santa Helena desde 1882, lo cierto es que no se puede medir su edad con exactitud, pero se estima que esta tortuga ciega y sin olfato habría nacido en el año 1832.

Tal es la importancia de este animal en la isla, considerado un tesoro nacional, que se convirtió en la figura en el reverso de la moneda local de cinco peniques y hasta se pasea por los terrenos de la casa del gobernador de la isla.

Las claves para la longevidad de Jonathan

Al parecer la buena alimentación y una activa vida sexual son la clave de la longevidad de esta tortuga, considerada la más antigua del mundo de la que hay registro. “A pesar de haber perdido el sentido del olfato y de estar prácticamente ciego a causa de las cataratas, sigue teniendo mucho apetito”, añadió su veterinario.

Su alimentación está supervisada por un grupo de médico especializado que lo alimenta una vez por semana con una ración fortificante de fruta y verdura que además de calorías, le aporta vitaminas, minerales y oligoelementos, considerados los motores esenciales de su metabolismo.

En cuanto a su vida sexual, Jonathan se encuentra en pareja con Fred, otra tortuga macho, hace más de 26 años. Al principio, sus cuidadores no entendían porque no tenían descendencia con Frederica, hasta que descubrieron que en realidad era Fred, otro macho. Sin embargo, su pareja no es su único “amor” ya que “con frecuencia se aparea con Emma y a veces con Fred, ¡los animales no suelen ser especialmente sensibles al género!”, concluyó Hollins.

A sus 191 años, Jonathan se convirtió en la tortuga más antigua del mundo a nivel histórico

 

Artículos relacionados

Más Información