Abusos y acoso sexual en el Roque: la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes pidió cumplir con la ESI

El caso generó multiplicidades de reclamos de respuestas esta semana. Sobre ello también emitió un comunicado la Defensoría de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la provincia.

Las estudiantes del segundo año del Instituto Roque González denunciaron esta semana –con una sentada- que desde principios de año son víctimas de manoseos, fotografías inapropiadas, acoso y abuso por parte de sus compañeros sin que ninguna autoridad se haga eco de su reclamo.

En la mañana del jueves decidieron alzar sus voces en el patio del establecimiento por medio de una “sentada”, en compañía de otros compañeros. Otras chicas de diferentes instituciones se solidarizaron con las estudiantes y también encabezaron reclamos el viernes.

Ante ello la Defensoría de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la provincia emitió un comunicado sobre las denuncias hechas por las alumnas.


Comunicado completo

En relación a los acontecimientos de público conocimiento acaecidos en la comunidad educativa de un colegio de nuestra ciudad, la Defensoría de los Derechos de NNyA expresa:

Consideramos de vital importancia escuchar las voces de las y los adolescentes, que han sido por años silenciadas y quienes hoy exigen ser escuchados, respetados, protegidos, a que sus opiniones sean tenidas en cuenta a través de su participación como sujetos de derechos, derechos que están garantizados constitucionalmente y en la Ley Nacional 26061 como en la Provincial Ley II N° 16.

Es de suma importancia dar prioridad y escuchar estas voces que se levantan y expresan como resultado de un proceso social ineludible. Invisibilizar hechos de violencia y abuso, legitima prácticas necesarias de erradicar; donde hombres y también mujeres formadas en un sistema patriarcal continúan naturalizando, justificando y minimizándolas.

La situación actual demanda que los adultos seamos capaces de escuchar y estar a la altura de las circunstancias brindando escucha empática, protección, e información a cada adolescente de nuestra provincia.

Más allá de la sanción/límite aplicable en el caso particular, es necesario y urgente trabajar en el acompañamiento de las y los jóvenes garantizando la educación sexual integral como forma de tratamiento de la problemática en sí, como estrategia transversal no sólo en los contenidos para niñas, niños y adolescentes sino para las familias y las instituciones.

Resulta asimismo una oportunidad y una responsabilidad promover un enfoque de derechos y de género de alcance social para la concientización desaberes y habilidades para la toma de decisiones conscientes en relación con el cuidado del propio cuerpo, las relaciones interpersonales, el ejercicio de la sexualidad, la igualdad de trato y oportunidades para mujeres y varones (Ley 26150).

La Provincia de Misiones, a través del decreto Nº1122 en el año 2010, reglamentó la Ley Provincial de Educación Sexual Integral, en concordancia con la ley Nacional de Educación Sexual Integral (ESI) 26.150 que se aprobara en el año 2006, normativa de alcance nacional tanto para escuelas públicas y privadas sin distinción. Como normativa establece límites, responsabilidades y derechos que son de orden público, razón por la cual no pueden ser voluntarias o dejadas de lado por los particulares.

Esta normativa recoge los principios constitucionales de igualdad y no discriminación. En su espíritu propone una cultura democrática, una perspectiva de derechos que promueve la participación y el acceso a procesos de información, comunicación y educación con alcance universal.

Por ello esta Defensoría exhorta a cumplir con la implementación de la ESI en cada establecimiento educativo de la provincia que avance en la desnaturalización y deconstrucción de estas prácticas, reconociendo los derechos de niñas, niños y adolescentes, y en el caso en particular, reconozca su voz, proteja su integridad y promueva una cultura de respeto, equidad y diversidad.

Celebramos la valentía de las adolescentes que alzaron su voz, en una sociedad donde aun se sigue culpabilizando a las victimas por los hechos sufridos y rescatamos también el despertar que este hecho produjo en muchas otras instituciones quienes atentos a su función ofrecieron espacios de escucha y denuncia para quienes pudieren atravesar situaciones de vulneración.

Asimismo, abogamos por un cambio cultural que considere a los niñas, niños y adolescentes como sujetos de derechos donde la comunicación contribuya a la promoción y protección de los derechos y no a la revictimización.

“Cuando se naturaliza el silencio, se naturaliza el abuso”.

Artículos relacionados

Más Información