lunes, mayo 20, 2024

Alemania, Francia y Polonia anunciaron que comprarán más armas para enviar a Ucrania

Los jefes de gobierno de los tres países mostraron su determinación de ayudar a Kiev en la guerra contra Rusia y anunciaron la creación de una coalición para adquirir proyectiles de largo alcance.

El canciller alemán, Olaf Scholz, anunció que Alemania, Francia y Polonia acordaron adquirir inmediatamente más armas para Ucrania en el mercado mundial, además de crear una nueva coalición de cohetes de largo alcance.

“No cejaremos en nuestro apoyo”, recalcó Scholz al término de su reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro polaco, Donald Tusk, en el formato del Triángulo de Weimar.

Además, indicó que los tres acordaron -entre otras medidas- “adquirir inmediatamente más armas para Ucrania en todo el mercado mundial”, la ampliación de la producción de equipo militar, también con socios en Ucrania, y la creación en el Grupo Ramstein “de una nueva coalición para una artillería de cohetes de largo alcance”.

Scholz también destacó el acuerdo de la Unión Europea (UE) para impulsar un fondo específico de apoyo militar a Ucrania dotado con 5.000 millones de euros para este año, el reforzamiento de la misión de entrenamiento comunitaria de soldados ucranianos, así como la decisión de utilizar los intereses de los activos rusos congelados en Europa para apoyar la compra de armas para Kiev.

El próximo martes, se celebrará en la base aérea estadounidense de Ramstein, en Alemania, una nueva reunión del Grupo de Contacto para la Defensa de Ucrania, en la que se propondrá esa nueva coalición de misiles de largo alcance, si bien el propio canciller alemán se negó tajantemente a enviar a Ucrania misiles Taurus, que tienen la capacidad de golpear objetivos a 500 kilómetros de distancia.

Macron, por su parte, señaló que la coalición está abierta a todos los países, al igual que las múltiples otras que existen para el suministro de cazas F16 y drones, por ejemplo. El presidente francés explicó que los tres países apoyan la iniciativa checa, que en la Conferencia de Seguridad de Múnich celebrada en febrero anunció que encontró hasta 800.000 municiones del estándar de la OTAN que pueden ser enviadas a Ucrania si se encuentra la financiación necesaria.

En tanto, las tres naciones trabajarán con las industria en Europa y en Ucrania para fomentar la producción de munición en territorio del país invadido. En ese sentido, el mandatario galo señaló que impulsar la producción europea es una prioridad, pero que, “si esto no es posible lo suficientemente rápido o en el volumen necesario, vamos a poder movilizar financiación para comprar munición y equipo militar en otros países para apoyar a Ucrania”.

En tanto, el primer ministro polaco, Donald Tusk, señaló que para él es muy importante que el Triángulo de Weimar se haya reactivado y que la reunión trilateral haya servido para tomar decisiones concretas.

“Los rumores malintencionados, las disputas o diferencias entre las capitales no son verdad”, señaló en referencia a las diferencias entre el mandatario francés y Scholz en algunas cuestiones como el posible envío de tropas europeas o de la OTAN a Ucrania. “Hoy hemos hablado con una sola voz, sobre todo sobre la seguridad de nuestro continente y nuestros países”, destacó.

Tusk informó a sus dos homólogos sobre su reciente visita a Washington en el marco de las elecciones presidenciales, donde el candidato republicano y expresidente Donald Trump aspira a volver a la Casa Blanca: “Los tres somos conscientes que nosotros los europeos tenemos la responsabilidad para nuestra propia responsabilidad y nuestro futuro, y eso no lo puede cambiar nadie, ourra lo que ocurra políticamente”, señaló.

Artículos relacionados

Más Información