lunes, marzo 4, 2024

Alertan que la industria argentina podría marcar la competitividad más baja desde 2015

La primera corrección del dólar que comandó el ministro de Economía Luis Caputo tuvo un correlato en el acomodamiento de precios relativos -al menos inicialmente-, y mayor nivel de recaudación. No así en la promoción de la competitividad industrial: un informe demuestra que este último indicador está en los niveles más bajos desde diciembre de 2015.

El dato proviene de un documento del Centro Cultural de la Cooperación y genera luces rojas dentro del sector industrial: la devaluación que impulsó el tipo de cambio oficial de $360 a $800 redujo la remuneración de los trabajadores en términos reales pero, a su vez, también debería haber mejorado las ganancias de las industrias y su competitividad exportadora.

La primera corrección del dólar que comandó el ministro de Economía Luis Caputo tuvo un correlato en el acomodamiento de precios relativos -al menos inicialmente-, y mayor nivel de recaudación. No así en la promoción de la competitividad industrial: un informe demuestra que este último indicador está en los niveles más bajos desde diciembre de 2015.

El dato proviene de un documento del Centro Cultural de la Cooperación y genera luces rojas dentro del sector industrial: la devaluación que impulsó el tipo de cambio oficial de $360 a $800 redujo la remuneración de los trabajadores en términos reales pero, a su vez, también debería haber mejorado las ganancias de las industrias y su competitividad exportadora.

El informe del CCC dimensiona el dato a través de la siguiente conclusión: la competitividad industrial llegará a los valores más bajos desde diciembre 2015. Así se desprende tras registrar que el Índice de Tipo de Cambio Real Multilateral (ITCRM) industrial de la exportación está notablemente más apreciado que el ITCRM general.

Según los autores, Anahí Rampinini y Lisandro Mondino, esto se explica por la evolución de los precios mayoristas de ciertos sectores por sobre el nivel general: máquinas y aparatos eléctricos; productos químicos; caucho y plástico; papel; automotriz; productos metálicos y minerales no metálicos. “Son rubros con alta participación de productos importados y de los productos conocidos como insumos difundidos”, detallan a este medio.

Además, de continuar con este ritmo inflacionario, las proyecciones del organismo develan que la competitividad industrial “empeorará rápidamente”, poniendo en dudas el esquema cambiario del gobierno.

El relevamiento de expectativas del BCRA (REM) estima un IPC de 21,9% correspondiente al mes pasado. En cuanto al dólar, las cotizaciones del mercado de futuros siguen descontando una aceleración. Durante esta semana Caputo buscó alinear expectativas argumentando que el tipo de cambio real estará próximamente un 17% por arriba del dólar de la salida del cepo de 2015, por lo cual no sería necesaria otra devaluación en el corto plazo.

Artículos relacionados

Más Información