miércoles, octubre 4, 2023

Aseguran que las personas tienen cada vez menos relaciones sexuales

La vida sexual de las personas suele depender de ciertas variables. Según especialistas, las nuevas generaciones se ven cada vez más reacias a mantener relaciones sexuales, con o sin pareja. Además, explican que entre los causantes de esta situación se encuentran: precariedad o jornadas que se alargan, estrés y depresión, relaciones cada vez menos estables o la confusión, sobre todo entre los jóvenes, que les provoca la libertad sexual creciente de las mujeres.

“Lleva ocurriendo cuatro décadas”, le explicó José Díaz, presidente de la Asociación Española de Sexología Clínica (AESC), al diario El País. Por su parte, Eusebio Rubio-Aurioles, expresidente de la Asociación Mundial para la Salud Sexual, comentó que esta situación se da en “lo que se entiende por Occidente, donde fue cambiando la economía, la estructura tradicional de sociedad, de familia”. Distinto es en Asia, África o Latinoamérica, donde “las realidades son diferentes, y la calidad y cantidad de información en el mundo está desequilibrada. A estas investigaciones, costosas, no se dedican fondos”.

Es por ello que desde el medio español decidieron ir directo a la fuente, consultándole a un grupo de jóvenes. Una de ellas fue Mariana, quien nació en 1990, comparte departamento con otras dos personas, y tiene una rutina marcada: de lunes a jueves hay deporte, viernes y sábados sale con amigos, los domingos toca visitar a la familia y, por último, mantiene encuentros íntimos “muy de vez en cuando”.

“Hay semanas que ni lo pienso. Entre que llego, pongo series, el horario que tengo, lo que veo en las páginas porno y lo que me cruzo en Tinder (app para “conocer gente”)… prefiero a veces hacerme mis cosas yo sola”, contó.

Por otro lado, Roser, de 33 años y que no posee una relación estable contó: “Vivo en Barcelona, me veo obligada a compartir piso. A veces pienso más en la persona al otro lado de la pared que en mi propio placer, por no molestar. En la ciudad hay mucha gente, pero me cuesta que me guste, coincidir, que quiera usar protección, quedar satisfecha y que haya funcionado lo suficiente como para repetir”.

La ansiedad y la depresión, una de las pandemias de este siglo, también juegan su papel, “son enemigas del deseo y el disfrute de la vida sexual. Uno de los síntomas de la depresión es la falta de deseo, no solamente sexual, incluso de vivir”, explicó José Díaz, que matiza que no todos los antidepresivos lo disminuyen, sino que también hay otros que “claramente lo estimulan”.

Por su parte, el psicólogo Antoni Bolinches, liga la disminución de la frecuencia de las relaciones sexuales a dos variables: “Una es la vida estresante y compleja de los trabajos”. La otra es “el miedo de los hombres al desempeño. Cuanto más libre se muestra la mujer, más miedo da en el hombre”.

Artículos relacionados

Más Información