Autotest de Covid-19: cuánto costarán, dónde se podrán conseguir y cómo se utilizan los dispositivos

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó en la tarde de este miércoles el uso individual de cuatro test de autoevaluación en base a la detección del virus SARS-CoV-2. La noticia se dio en el marco de una jornada en la que continúa la escalada de contagios de coronavirus y otra vez se superó el récord, debido a que el parte diario comunicado por el Monitor Público del Ministerio de Salud confirmó 95.159 nuevos casos.

Los cuatro test de autoevaluación -también conocidos como “autotest”- que fueron aprobados corresponden a los los laboratorios Abbott, Roche, Vyam Group y Wiener. Y en específico, se trata de los productos Panbio COVID-19 Antigen Self-Test, SARS-CoV-2 Antigen Self Test Nasal, SARS-CoV-2 Antigen Rapid Test (COVID-19 Ag) y WL Check SARS-CoV-2 Ag Self Testing.

Todos son de orientación diagnóstica y los usuarios deben recoger la muestra por sí mismos en base a las instrucciones de los fabricantes. Además, de venta exclusiva en farmacias.

“Los precios todavía no están disponibles porque el valor lo fija el laboratorio fabricante una vez que el producto ingresa al país”, destacó hace una semana y en diálogo con Infobae la presidente de la Confederación Farmacéutica Argentina (Cofa), María Isabel Reinoso.

Para tener un parámetro, la especialista precisó que en Europa se comercializa entre 13, 15 hasta 20 euros según la marca. En el caso de España, entre 13 y 15 euros según el fabricante. En los Estados Unidos pueden conseguirse el kit de autodetección de coronavirus por un precio que oscila alrededor de los 20 dólares.

“Hasta que entre al país eso no se sabe -sostuvo Reinoso-. Lo que sí podemos adelantar es que una vez que el laboratorio fija el precio, la venta va a ser al mismo valor en todo el país”, aclaró. Justamente, en ese sentido, hoy se precisó que a partir de la autorización comenzará la importación, por lo cual se requerirá de un lapso de tiempo para que estén disponibles en farmacia para su venta.

De manera oficial también se informó que los test de autoevaluación para la detección de SARS-CoV-2 (COVID-19) podrán adquirirse de modo individual, por instituciones públicas o privadas, o jurisdicciones siempre que se garantice el adecuado reporte de resultados.

Pese a que coloquialmente se los menciona como “test caseros” u “hogareños”, la manera correcta de llamarlos es test de autoevaluación o autotest. Y el nombre radica en que, precisamente, lo hace el propio paciente.

“Se trata de un hisopo corto y más ancho, que el paciente se debe pasar por las narinas y luego poner en el reactivo, que es como un cassette que en uno pocos minutos arroja el resultado”, detalló Reinoso a propósito de cómo se realizan. “No es el hisopo largo y finito de uso profesional, precisamente su tamaño es para que la persona no lo introduzca de más y se cause daño”, aclaró entonces.

“Como es de autoevaluación, frente a un positivo la persona se tiene que aislar y acudir al sistema de salud, donde un médico podrá pedir confirmación del diagnóstico con PCR según la evaluación que haga”, aclaró Reinoso. “Como todos los test de uso hogareño, una vez que se detecta un resultado positivo se hace una confirmación con un especialista, como ocurre en el caso del embarazo o la medición de glucemia”, agregó.

“Este test no sirve para viajar, para certificar ausencia laboral, por ejemplo, porque eso lo tiene que certificar un profesional. Es para tener un diagnóstico rápido si hay sospecha de un caso positivo. Para poder tomar la debida precaución y cuidado a tiempo y no tener que esperar a ir a un centro de testeo”, había manifestado también hace una semana en diálogo con este medio Sonia Tarragona, jefa de Gabinete del Ministerio de Salud de la Nación.

En este sentido, la información oficial sobre la aprobación emitida esta tarde aclaró que estas pruebas proporcionan resultados orientativos, sin valor diagnóstico concluyente, a excepción de que las jurisdicciones, en acuerdo con el Ministerio de Salud de la Nación y en base a la situación epidemiológica, consideren el resultado como positivo.

A diferencia de los test de uso profesional donde la toma de muestra es a nivel nasofaríngeo, en el caso de los test de autoevaluación se realiza a nivel nasal o bien por saliva, según lo especifique el fabricante. En este sentido, también se precisó que es muy importante que la toma de muestra se lleve a cabo en forma correcta y que de inmediato se realice la prueba para evitar resultados erróneos.

Para tener un seguimiento, los resultados deberán ser reportados de forma inmediata (en base al código de barra de cada empaque) una vez realizado el test, y se dispondrá de un plazo mayor cuando no hubiera sido utilizado, ya sea por el usuario individual o por un responsable de reporte en caso de gran volumen de test.

Los datos se alojarán en la base informática farmacéutica y serán informados al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS) por las agrupaciones farmacéuticas habilitadas, en el caso de reporte de test de usuarios individuales o por instituciones públicas o privadas. Los casos positivos serán integrados a la notificación de casos de COVID-19, mientras que los negativos serán clasificados como “negativo, sin clasificar”. Los casos de test inválido deberán repetirse para definir el resultado.

El producto se podrá comprar en las farmacias y si el farmacéutico no recibe el reporte del usuario una vez realizado el test, deberá informar de esa situación a la autoridad sanitaria jurisdiccional.

Vale aclarar que esta herramienta fue implementada como test de autoevaluación desde el año pasado por países como Portugal, Francia, Países Bajos, Bélgica, Reino Unido, Italia, Alemania, España, Austria, Bulgaria y Estados Unidos.

Fuente: infobae

Artículos relacionados

Más Información