martes, agosto 9, 2022

Batakis ofreció su renuncia de palabra, pero Fernández le pidió que continúe en el Gobierno

Después de dos horas a solas con Alberto Fernández, Silvina Batakis se fue de la Casa Rosada con un pedido del Presidente para que se quede en la gestión, aunque con un panorama aún difuso sobre su futuro rol. La ministra de Economía exhibió entereza frente a las versiones que ubican a Sergio Massa como un “súper ministro” coordinador del equipo económico a menos de un mes de que ella asumiera como titular del Palacio de Hacienda. Le transmitió al Presidente que su renuncia estaba a disposición. Pero el jefe de Estado le pidió que se quedara en la gestión y finalmente ambos acordaron seguir conversando sobre el papel que tendrá de aquí en más.

La funcionaria había aterrizado esta mañana en Buenos Aires de su viaje a Washington en medio de un festival de trascendidos que la tomaron por sorpresa en pleno vuelo de regreso, que se demoró por un problema en la conexión vía Houston. 

Cambios

El Gobierno define una reconfiguración del gabinete que podría incluir el desembarco de Sergio Massa en el Poder Ejecutivo como un “súper ministro” coordinador del equipo económico. El ingreso del líder del Frente Renovador no sería el único cambio en carpeta.

La reformulación, así, podría precipitarse antes del fin de semana, si bien aún se requieren varios pasos administrativos, además de contener los ruidos políticos que provoca la llegada del líder del Frente Renovador en el staff oficial.

El desembarco de Massa en el Poder Ejecutivo propina heridas en algunos miembros del gabinete. A primera hora de la tarde se conoció la renuncia “indeclinable” del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, un funcionario de bajísimo perfil pero que integraba el círculo de confianza de Fernández. La carta de dimisión tuvo solo una línea de extensión y no se explayó en agradecimientos.

Batakis

Más temprano, había hecho lo propio la ministra de Economía, Silvina Batakis. Se intentó que su ingreso a Balcarce 50 pasara desapercibido, pero fue imposible. Scioli -que fue jefe de Batakis en la provincia- venía manteniendo un diálogo cotidiano con la ministra. Pero ese tándem quedaría muy golpeado si se ubica Massa por encima de ambos.

(Fuente: La Nación)

Artículos relacionados

Más Información