Covid-19: las personas vacunadas que contraen el virus generan superinmunidad frente a las nuevas variantes

Un estudio científico demostró que las infecciones por coronavirus mejoran la respuesta inmunitaria por parte del organismo a las nuevas variantes.

Un estudio científico reveló que las personas vacunadas que contraen coronavirus generan superinmunidad ante las nuevas variantes.

La investigación tuvo lugar en el marco de la ola de contagios provocada por la variante Delta y Ómicron, que preocupa a las autoridades sanitarias del mundo entero y pone en riesgo la inmunidad proporcionada por las vacunas autorizadas de emergencia de cara a poner fin a la pandemia que tiene al planeta en vilo hace casi dos años.

Según el estudio publicado en Journal of the American Medical Association (JAMA), “una infección avanzada genera una respuesta inmune sólida contra la variante Delta”. De esta manera, los autores dicen que los hallazgos sugieren que es probable que la respuesta inmune sea altamente efectiva contra otras variantes a medida que el virus SARS-CoV-2 continúa mutando.

“Cada vez se notifican más infecciones trascendentales tras la vacunación contra el SARS-CoV-2, posiblemente debido a la disminución de los niveles de anticuerpos inducidos por la vacuna. Además, las variantes emergentes de preocupación con una menor susceptibilidad a los anticuerpos inducidos por vacunas son responsables de la mayoría de los casos nuevos”, agregan.

Asimismo, los especialistas explicaron que los estudios se han centrado en “determinar la tasa de avance de la vacuna en función de los niveles de anticuerpos después de las prácticas de vacunación estándar”.

“No se puede conseguir una respuesta inmunitaria mejor que esta. Estas vacunas son muy eficaces contra la enfermedad grave. Nuestro estudio sugiere que los individuos que se vacunan y luego se exponen a una infección avanzada tienen una superinmunidad”, aseguró Fikadu Tafesse, Ph.D. autor principal del trabajo y profesor asistente de microbiología e inmunología molecular en la Facultad de Medicina del Oregon Health & Science University (OHSU).

El estudio encontró que los anticuerpos medidos en muestras de sangre de casos de avance eran más abundantes y mucho más efectivos (hasta un 1.000% más efectivos) que los anticuerpos generados dos semanas después de la segunda dosis de la vacuna Pfizer.

En ese sentido, los investigadores explicaron que cada exposición posterior a la vacunación sirve para fortalecer la respuesta inmunitaria a exposiciones posteriores incluso a nuevas variantes del virus.
“Creo que esto habla de un final eventual”, aventuró el coautor Marcel Curlin, MD, profesor asociado de medicina (enfermedades infecciosas) en la Facultad de Medicina de OHSU, quien también se desempeña como director médico de Salud Ocupacional de OHSU. Y aclaró: “No significa que estemos al final de la pandemia, pero indica dónde es probable que aterricemos: una vez que esté vacunado y luego expuesto al virus, probablemente estará razonablemente bien, protegido de futuras variantes”.

Para el estudio se compararon muestras de sangre recogidas de un total de 52 personas que habían sido vacunadas con la vacuna de Pfizer, y los investigadores identificaron 26 personas con infecciones leves tras la vacunación. Entre los casos de contagios en vacunados confirmados por secuenciación, diez correspondían a la variante Delta, altamente contagiosa, nueve no eran Delta y siete eran variantes desconocidas.

Artículos relacionados

Más Información