jueves, diciembre 8, 2022

Paz, trabajo y desarrollo: decisiones políticas para transformar la realidad

Paz, trabajo, desarrollo; disfrute social y protección de nuestros recursos naturales de manera sustentable. Así como la política permite cambiar la realidad de una sociedad, también nos brinda a los funcionarios de un proyecto político arraigado en la provincia la posibilidad de ser los ejecutores de ese cambio. En esta concepción, el conductor de la Renovación, Ing. Carlos Rovira, ha sido claro en su línea política al decir que debemos estar “al” y “del” lado de la gente, con un norte que es bien definido: mejorar la calidad de vida de los misioneros a partir de la gestión.

Es así, que los organismos que tienen a cargo la planificación y ejecución de la obra pública han transformado sustancialmente, tanto la fisonomía de Posadas y el interior de la provincia, como su infraestructura vial, eléctrica, de agua y saneamiento, sumado a las obras de vivienda y desarrollo social.

Es innegable que existen falencias y que la velocidad de las respuestas que demanda la sociedad en pos de un desarrollo armónico dista de lo que debiera ser, pero -nobleza obliga- la ejecución de la obra pública está atada a la realidad económica nacional.

Misiones ha sido vanguardista con un esquema fiscal inteligente que permitió el no endeudamiento, y sostener anteriormente un elevado ritmo de obra con recursos propios de rentas generales, muchas veces apalancando todo el sistema por la demora de recursos específicos del gobierno central.

En varias ocasiones, durante sus visitas a Misiones, ministros de Obras Públicas de otras jurisdicciones destacaban el ritmo de obras implementado en nuestro territorio como así también el cambio radical de la ciudad de Posadas con la intervención de Yacyretá, con un misionero a la cabeza que la dotó de una infraestructura urbana y vial de avanzada.

Particularmente, en la Subsecretaria de Obras y Servicios Públicos, que está a mi cargo, llevamos adelante lo atinente a la infraestructura de agua, cloacas y saneamiento, tarea que venimos desarrollando desde el año 2010 en un programa de apoyo a las cooperativas de servicios públicos, mayormente del interior de la provincia.

Como resultado de esto, las cooperativas  tienen una mejor capacidad de respuesta ante las demandas de sus asociados y que se tradujo en el acceso de agua potable a miles de familias y, en otros casos, a extender y asegurar la provisión de agua por los próximos 20 años de importantes ciudades.

Transformar el pasado

Todas estas acciones se debieron a una fuerte decisión política. Las últimas obras de gran magnitud  de abastecimiento de agua potable se habían realizado hace más de 30 años con créditos del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), por lo cual ya habían cumplido su parámetro de diseño y era necesario intervenir urgentemente para asegurar la provisión de agua potable.

Muestra de esto son: la nueva Toma de Oberá (ya en servicio), la nueva Toma de Aristóbulo del Valle (en servicio), nueva Toma de Montecarlo (primera etapa en ejecución) y la Toma de la ciudad de Eldorado (primera etapa licitada), como así un sinnúmero de localidades donde se ejecutaron obras esenciales para seguir prestando servicios acordes con las demandas actuales.

A partir del 2016 la obra pública local ha tenido que readecuarse, como lo mencionamos al principio, a un cambio político nacional que se traduce en nuevas realidades para todos los ámbitos.

Es, en ese sentido, el gobernador Hugo Passalacqua es el primero en interpretar esta realidad, y por ello nos ha instruido para que sigamos ejecutando las obras prioritarias que necesita la gente, pero siendo aún más eficientes en la utilización de los recursos del Estado; en pocas palabras: hacer más con menos y que gestionemos incansablemente los proyectos de obras en Nación para acceder a financiamiento.

 

Obras para la gente

En este sentido, la Subsecretaría gestionó el proyecto para el saneamiento de la cuenca y afluentes del Arroyo Las chanchas en Posadas, obra aprobada y en proceso de licitación  por un monto de 700 millones de pesos y que va a solucionar un grave problema de inundaciones que ocasiona dicha cuenca en un amplio sector de la ciudad.

Además se están gestionando otras obras similares para la cuenca del Itá, y también en la ciudad de Oberá el Gobernador ha decidido comenzar en mayo la 1ra etapa de saneamiento del arroyo M’botaby, con recursos provinciales, a fin de aliviar a la población de  los constantes desbordes de agua en la trama urbana de Oberá, gestionándose en Nación las siguientes etapas para completar tan necesaria obra.

Es así como desde la gestión pública, apalancada por una política precisa y de manejo austero de los recursos públicos, se puede atender a las necesidades crecientes de infraestructura que permitan un desarrollo sustentable y armónico que sustente los desafíos del futuro, para que podamos garantizar que los jóvenes -que representan casi el 40 % de nuestra población- puedan insertarse en el mercado laboral de una Misiones cada vez más pujante.

 

 

Artículos relacionados

Más Información