¿Es un plagio?: las similitudes entre “El Juego del Calamar” y la japonesa “As the Gods Will”

Desde hace unas semanas, algunos usuarios de Twitter muy cinéfilos notaron algo que llamó la atención sobre la ficción más popular de 2021. El comienzo de El juego del calamar tiene algunas características muy puntuales que son idénticas a una película japonesa de 2014.

Esta situación no pasó desapercibida por el creador de la serie coreana que en las entrevistas que dio para promocionarla, mencionó el tema, pero eludió cualquier referencia a un posible plagio de As the Gods Will.

De qué se tratan las denuncias de plagio de “El juego del calamar”

Diferentes usuarios de Twitter recopilaron fotogramas y compartieron escenas del film japonés As The God Wills, de 2014, y lo compararon con algunas secuencias del primer episodio de El juego del calamar: el parecido es evidente.

En el ciclo coreano, son 456 jugadores los que salen a un patio. “Todos esperen en el campo”, se escucha a una voz femenina advertir a través del parlante. Sin entender nada, los participantes esperan. Por detrás, la puerta se cierra. A varios metros se asoma una figura. Es enorme: una muñeca que luce un vestido color naranja y una remera amarilla. “El primer juego se llama ‘luz roja, luz verde’”, anuncia la voz en off.

La cacería está por empezar. Al dar vuelta su cabeza, los jugadores deben correr al otro lado del patio, pero cuando deja de escucharse la canción que suena y vuelve a girar se habilita la acción: en ese momento, registra que no vuelve ni una mosca. Si alguien se mueve, sus ojos que son sensores, lo ubican y lo matan sin titubear.

La misma metodología funciona en As The God Wills, pero en lugar de que sea una muñeca gigantesca la que asesina, es un muñeco Daruma, una figura sin brazos ni piernas que representan simbólicamente a Bodhidharma, el fundador y primer patriarca del Zen.

Qué pasa en la película “As the Gods Will”

En la película As the Gods Will dirigida por Takashi Miike, uno de los maestros asiáticos del terror y el gore, el juego sucede en medio del aula de un colegio secundario. Al igual que los 456 jugadores que tienen que quedarse quietos en un patio para que no los acribillen, la escena inicial muestra a los estudiantes intentando sobrevivir.

La terrorífica figura del muñeco Daruma da vuelta su fisonomía, mientras los chicos intentan llegar al lugar donde está. Cuando gira y los ve, hace explotar la cabeza de los que se mueven. En lugar de sangre, a cada una de las víctimas le brotan del cuerpo canicas rojas, un elemento que vuelve a la primera secuencia aún más grotesca.

Basada en el manga Kamisama No Iu Toori de Muneyuki Kaneshiro y Akeji Fujimura, As the God Wills no explora una temática terrenal como El juego del calamar, sino que equilibra lo fantástico y lo místico en una mezcla absurda con el terror más violento, en un contexto apocalíptico. Las sádicas secuencias gore que muestra no son para cualquier público.

Además del estilo de juego que se ve, hay otras dos circunstancias puntuales que también son muy similares. Una tiene que ver con el reloj que se ve en las dos escenas. El minutero digital avanza al ritmo de la tensión que se percibe tanto en la serie coreana como en la película japonesa.

La otra imagen que se denota del violento inicio de las dos creaciones es el momento en el que uno de los personajes llega a la meta: el plano de As the God Wills es idéntico al de El juego del calamar.

Fuente: TN

Artículos relacionados

Más Información