viernes, diciembre 3, 2021

Especialistas aseguran que “vapear” trae más riesgos de ACV que fumar cigarrillos comunes

Investigadores de la Asociación Americana del Corazón advirtieron que las sustancias en el vapor de los cigarrillos electrónicos aumentan las chances de accidentes cerebrovasculares. Una neumonóloga explica cuán nocivo es para la salud.

Un grupo de investigadores de la Asociación Americana del Corazón (AHA) hizo una alarmante advertencia sobre los cigarrillos electrónicos. Los expertos creen que la nicotina, junto con otros componentes tóxicos, en el vapor, aumenta las chances de tener accidentes cerebrovasculares (ACV).

De acuerdo con los especialistas, los usuarios de los cigarrillos electrónicos tienen más riesgos de sufrir accidentes cerebrovasculares que los consumidores de cigarrillos comunes. Si bien aclararon que no está claro cómo es que el uso de este dispositivo aumenta ese peligro, no descartan que la nicotina y otros químicos en el vapor que se inhala puedan ser los responsables.

Con Bienestar habló sobre esta problemática con la médica neumonóloga y jefa de sala de docencia e investigación del Hospital Cetrángolo, Gabriela Claudia Tabaj (M.N. 107.176), quien alertó sobre los daños que el cigarrillo genera en el cuerpo: “El tabaco es nocivo para la salud en todas sus modalidades de consumo y no existe un nivel seguro de exposición al mismo. Fumarlos es lo más común, pero existen otras formas como la pipa de agua o narguile, entre otros. El tabaco sin humo es también sumamente adictivo y perjudicial para la salud. Contiene muchas toxinas cancerígenas e incrementa el riesgo de casos de cáncer de cabeza, cuello, garganta, esófago y cavidad bucal (boca, lengua, labios y encías), así como de varias enfermedades dentales”, explicó.

El cigarrillo electrónico y sus riesgos para la salud


Para la especialista, fumar es el factor de riesgo más prevenible de enfermedades a nivel mundial, y la nicotina es la principal sustancia adictiva presente en los productos del tabaco. Pero ¿qué pasa con el cigarrillo electrónico? ¿Puede el vapor ser más nocivo para la salud que el humo? Tabaj explicó que el cigarrillo electrónico surge como una opción para reemplazar al convencional. Sin embargo, no hay evidencia científica que dé cuenta de su inocuidad ni de su eficacia para abandonar el tabaco. De ahí es que la ANMAT ratificó la prohibición para su importación, distribución y comercialización.

“El cigarrillo electrónico está constituido por la batería, un atomizador y un cartucho. La unidad produce un vapor que se aspira, simulando el acto de fumar, al que se denomina ´vapear´. El líquido de los cartuchos no contiene tabaco, pero sí nicotina en dosis variables, así como otras sustancias como propilenglicol, glicerina, saborizantes, aromatizantes y otros”, precisó.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el vapor liberado por el cigarrillo electrónico no es inocuo, ya que contiene nicotina y otros químicos tóxicos y cancerígenos. En esta línea, la AAMR (Asociación Argentina de Medicina Respiratoria) no recomienda el uso de cigarrillos electrónicos hasta tanto no exista evidencia cierta sobre su seguridad y eficacia, y solicita a los profesionales de la salud en general, en particular a los que trabajan en la cesación tabáquica, a abstenerse de indicarlos para tal fin.

“Aunque el término ´vapor´ puede sonar inofensivo, el aerosol que sale de un cigarrillo electrónico no es vapor de agua y puede ser perjudicial. Ese aerosol puede contener nicotina y otras sustancias adictivas que pueden causar enfermedades pulmonares, enfermedades cardíacas y cáncer. El aerosol contiene numerosas sustancias tóxicas y cancerígenas, además de nicotina, lo que mantiene la aducción”, advirtió.

Los daños que provoca “vapear”

Según la especialista, los cigarrillos electrónicos pueden dañar la salud de quienes lo usan por los siguientes motivos:

  • Compuestos del aerosol: nicotina, compuestos orgánicos volátiles, partículas ultrafinas, sustancias químicas que pueden causar cáncer, metales pesados (níquel, estaño, plomo) y saborizantes como diacetilo, que puede causar enfermedad pulmonar grave. Ningún saborizante ha sido avalado para ser inhalado.
  • La nicotina es fuertemente adictiva. Es tóxica para los fetos en desarrollo y puede afectar el desarrollo cerebral entre los 20 y 25 años.
  • Las baterías defectuosas pueden producir incendios y explosiones.
  • La ingesta de los líquidos es tóxica.
  • Se han producido casos de enfermedad pulmonar grave por el uso del cigarrillo electrónico.

“En el Congreso Europeo de Medicina Respiratoria de este año se presentó una investigación que evidenció que el uso de cigarrillos electrónicos que contengan nicotina está asociado con un incremento inmediato en la formación de coágulos sanguíneos y deterioro en la capacidad de vasodilatación de los pequeños vasos, aumento de la frecuencia cardíaca e hipertensión arterial. Estas mismas consecuencias se observan a largo plazo, luego de fumar cigarrillos convencionales, pudiendo resultar en un accidente cerebrovascular o en un infarto. El daño relacionado con el fumar cigarrillos convencionales, así como el efecto de la nicotina en el organismo, ya son bien conocidos. Sin embargo, los cigarrillos electrónicos son relativamente nuevos, por lo que conocemos mucho menos sobre las consecuencias de su uso”, concluyó.

Artículos relacionados

Más Información