Las hormigas le salvaron la vida a una paracaidista de una caída de 4.500 metros

Joan Murray es una ejecutiva de Carolina del norte adicta a la adrenalina y deportes extremos, que obtuvo su licencia de paracaidista para tirarse de 4.500 metros de altura.

La mujer, que confiaba en su poder de decisión, tuvo percances en el paracaídas principal y luego también el auxiliar, por lo que cayó a más de 130 kilómetros por hora. 

La extraña fortuna quiso que Murray cayera sobre un montículo creado por una colonia de hormigas conocidas como “de fuego”. Estos insectos suelen tener una picadura muy dolorosa que incluso puede causar la muerte. 

Murray fue picada por 200 hormigas lo que provocó un shock en su cuerpo, que paradójicamente estimularon sus nervios y mantuvieron en funcionamiento los latidos de su corazón a pesar de haberse desplomado contra el suelo a tamaña velocidad. 

Artículos relacionados

Más Información