Las mujeres de países donde se exponen más al sol tienen menos riesgo de padecer cáncer de mama

La exposición al sol, de manera controlada, baja el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Este hallazgo se muestra en un nuevo estudio publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

En 2020, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) hubo 2,3 millones de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama y 685.000 muertes en todo el mundo. A finales de ese año, había 7,8 millones de mujeres vivas a las que se les había diagnosticado cáncer de mama en los últimos 5 años, lo que lo convierte en el cáncer más prevalente del mundo.

Las mujeres pierden más años de vida por discapacidad (AVAD) por cáncer de mama que por cualquier otro tipo de cáncer. El cáncer de mama ocurre en todos los países del mundo en mujeres de cualquier edad después de la pubertad, pero con tasas crecientes en etapas posteriores de la vida. La mortalidad por cáncer de mama cambió poco desde la década de 1930 hasta la década de 1970. Las mejoras en la supervivencia comenzaron en la década de 1980 en países con programas de detección temprana combinados con diferentes modos de tratamiento para erradicar la enfermedad invasiva.

La nueva investigación de la Universidad de Buffalo y la Universidad de Puerto Rico informa que una mayor exposición al sol puede conducir a un menor riesgo de cáncer de mama. Buffalo es conocido por su duro clima invernal, pero el soleado Puerto Rico representó el lugar perfecto para esta investigación. Después de usar un cromámetro para comparar la pigmentación de la piel en piel no expuesta y expuesta entre 307 casos y 328 controles, los investigadores informan que una mayor exposición al sol se asocia con un menor riesgo de cáncer de mama. Las diferencias de pigmentación de la piel entre los participantes se utilizaron para estimar los niveles habituales de exposición al sol.

“Este estudio fue único en el sentido de que fue de mujeres puertorriqueñas, lo que nos permitió observar esta asociación en una población con una amplia gama de colores de piel y con una alta exposición al sol durante todo el año”, explica la autora principal del estudio, Jo L. Freudenheim, profesora del Departamento de Epidemiología y Salud Ambiental de la Facultad de Salud Pública de la UB.

¿Cómo ayuda el sol a prevenir el cáncer de mama? Los autores del estudio dicen que hay varias explicaciones viables. “Un paso posible sería la producción interna de vitamina D que ocurre cuando la piel se expone al sol, continuó Freudenheim. ”La exposición al sol también afecta al cuerpo de otras maneras útiles, con efectos sobre la inflamación, la obesidad y los ritmos circadianos”.

“Si bien las recomendaciones recientes han sido limitar la exposición al sol para prevenir el cáncer de piel, también puede haber un beneficio en la exposición al sol, especialmente la exposición sin quemaduras solares”, dijo. Los estudios anteriores centrados en la conexión entre la exposición al sol y el riesgo de cáncer de mama se habían realizado en áreas con más variaciones estacionales en la luz solar. Puerto Rico fue elegido esta vez porque allí hace sol todo el año.

Aproximadamente la mitad de los cánceres de mama se desarrollan en mujeres que no tienen un factor de riesgo de cáncer de mama identificable aparte del sexo (mujeres) y la edad (mayores de 40 años). Ciertos factores aumentan el riesgo, incluidos el aumento de la edad, la obesidad, el consumo nocivo de alcohol, los antecedentes familiares de cáncer de mama, los antecedentes de exposición a la radiación, los antecedentes reproductivos (como la edad en que comenzaron los períodos menstruales y la edad del primer embarazo), el consumo de tabaco y Terapia hormonal posmenopáusica

“El estudio brindó resultados consistentes a través de diferentes parámetros”, concluyó el primer autor del estudio, Cruz Nazario, profesor de epidemiología en la Universidad de Puerto Rico. “El riesgo de cáncer de mama fue menor para las mujeres con mayor exposición solar acumulada. De manera similar, el riesgo fue más bajo independientemente del estado del receptor de estrógeno, y fue incluso más bajo entre los participantes con un color de piel más oscuro”.

Fuente: infobae

Artículos relacionados

Más Información