Las prepagas aumentaron un 61,04% en menos de un año

Uno de los grandes protagonistas en lo relacionado con el aumento de precios durante 2021, son los incrementos en las tarifas de las prestadoras de medicina prepaga registrados periódicamente y que continuarán a lo largo de este 2022.

El ciudadano argentino está acostumbrado al aumento de precios en productos y servicios que se registran año a año e incluso mes a mes. Esto se debe, obviamente, a la constante inflación que perjudica a la economía nacional desde hace décadas y que corroe las finanzas de los hogares de los trabajadores.

Las prepagas a la cabecera de los aumentos

Uno de los grandes protagonistas en lo relacionado con el aumento de precios durante 2021, son los incrementos en las tarifas de las prestadoras de medicina prepaga registrados periódicamente y que continuarán a lo largo de este 2022.

Todo comenzó cuando, el último 29 de julio, la Resolución N°2125/2021 del Ministerio de la Salud de la Nación fue publicada en el Boletín Oficial. En virtud de ella se autorizó a todas las instituciones que se encuentran inscriptas en el Registro Nacional de Entidades de Medicina Prepaga (RNEMP) a aplicar aumentos generales, complementarios y acumulativos a lo largo del año.

Es importante tener en cuenta que anteriormente ya se habían aplicado aumentos del 3,5% en marzo de 2021 así como 4,5% en abril y 5,5% en mayo del mismo año sobre las tarifas de estas compañías. Posteriormente, la Resolución mencionada las habilitó a aplicar nuevos incrementos de la siguiente manera: 9% desde agosto de 2021, 9% desde septiembre de 2021 y 9% más a partir del 1° de octubre del mismo año. Asimismo, la decisión del Ministerio permitió un último tramo de aumentos que comenzó a regir desde el 1° de enero de este nuevo año, lo que llevó a que las cuotas de los planes privados de salud percibieran un ajuste interesante: en menos de una año -de marzo de 2021 a enero de 2022- el porcentaje de aumento fue de un 61,04%.

Los aumentos se dieron en un contexto de pandemia, justificándose en dicha circunstancia atento que “las entidades representativas del sector expresaron su preocupación por el estado crítico en que se encuentran la mayoría de los prestadores y enfatizado la necesidad de incrementar los valores retributivos que perciben por las prestaciones que brindan, a fin de paliar dicha situación y garantizar su continuidad” conforme lo expresa la propia Resolución.

Las empresas de medicina prepaga insistían en estos aumentos debido al hecho de encontrarse trabadas las negociaciones salariales con los trabajadores de la Sanidad, principalmente nucleados en Fatsa y Atsa. Al autorizarse esa cadena de incrementos, luego de varias medidas de fuerza y la imposición de una conciliación obligatoria, se arribó a un acuerdo con incrementos salariales en 4 tramos y la posibilidad de revisar en febrero de 2022, por lo que pueden esperarse nuevos aumentos para ese mes.

No obstante, a veces ha sucedido que los aumentos aplicados por las compañías, no siempre son percibidos por los destinatarios finales, esto es, los prestadores de dichos servicios. Por ello, la misma Resolución mencionada obliga a las entidades de medicina prepaga a realizar aumentos sobre los aranceles de las prestaciones médico asistenciales brindadas por los prestadores inscriptos en el Registro Nacional de Prestadores de la Superintendencia de Servicios de Salud, de la misma manera y con iguales porcentajes que las establecidas en el esquema de aumento de precio de las tarifas de medicina prepaga.

Artículos relacionados

Más Información