Ley de etiquetado frontal: cuáles son los principales puntos y qué cambiaría si se aprueba

A casi 10 meses de que obtenga media sanción en el Senado y pese a que existe un fuerte respaldo por gran parte del arco político, durante las últimas horas de este lunes se empezó a poner en duda si la sesión especial en Diputados que trataría al proyecto de Etiquetado Frontal de Alimentos finalmente arribaría al recinto. Hoy, con el reloj y el calendario en contra, el futuro de esta iniciativa aún es incierto.

Según las organizaciones de la sociedad civil que la impulsan, esta norma tiene como objetivo final brindar información sobre qué tiene los alimentos que ingerimos y, en caso de ser necesario, mostrar una suerte de cartel -un octógono negro- donde se advierta la presencia de nutrientes críticos en exceso. “Cuatro de cada 10 productos tienen exceso de nutrientes críticos, pero aparecen como fuentes de vitaminas y minerales, por ejemplo”, afirmó Victoria Tiscornia, investigadora de FIC Argentina, en diálogo con TN.com.ar

Cuáles es el objetivo del proyecto de Ley

“Una encuesta realizada FIC Argentina aseguró que el 91% de los consultados respalda una política que incluya sellos negros de advertencia en el frente de los envases de alimentos y bebidas con exceso en nutrientes críticos (azúcares, sodio, grasas totales, grasas saturadas) y calorías”, explicó la investigadora y destacó que “el 80% afirmó estar de acuerdo con la regulación de la venta en entornos escolares y un 73% avaló la restricción de la publicidad dirigida a niños, niñas y adolescentes de estos productos”.

Sobre estos tres puntos claves se posiciona la norma que busca convertirse en Ley en Diputados. En total, son cinco las organizaciones que impulsaron esta norma que buscan erradicar la idea de “alimentos sanos” cuando en realidad no lo son y la forma de hacerlo evidenciarlo es mediante “carteles” que advierten cuando estos productos tienen exceso de azúcares, sodio, grasas saturadas y totales y calorías de comestibles procesados y ultraprocesados. Con lo cual se busca, según señalaron, que haya un consumo informado, al cual calificaron como “derecho de la sociedad”.

“Disminuir el consumo de estos críticos es muy importante, ya que son causantes de enfermedades preocupantes en la Argentina, que son denominadas como enfermedades no trasmisibles y que son la primera causa de muerte no solo en el país sino en el mundo”, explicó Tiscornia y destacó que gracias a estas sustancias “siete de cada 10 adultos tienen exceso de peso, mientras que en chicos es el 41,1%”.

Cuáles son los principales puntos de la Ley de etiquetado frontal

Advierte a consumidores sobre los excesos de componentes como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías, a partir de información clara, oportuna y veraz.

Previene la malnutrición e impulsa la reducción de enfermedades crónicas no transmisibles.

Los alimentos y bebidas sin alcohol envasados y comercializados deben colocar leyendas advirtieron sobre exceso en azúcares, sodio, grasas saturadas, en grasas totales y/o calorías.

Si contienen edulcorantes, debe contener una leyenda precautoria debajo de los sellos con la leyenda: “Contiene edulcorantes, no recomendable en niños/as”, al igual que con la cafeína (Contiene cafeína. Evitar en niños/as)

Los valores máximos de azúcares, grasas saturadas, grasas totales y sodio establecidos deben cumplir los límites del Perfil de Nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud.

Prohíbe resaltar declaraciones nutricionales complementarias con cualidades positivas y/o nutritivas de los productos.

Los alimentos y bebidas sin alcohol con, al menos, un sello de advertencia no pueden ser ofrecidos, comercializados, publicitados, promocionados o patrocinados en los establecimientos educativos del Sistema Educativo Nacional.

Fuente: TN

Artículos relacionados

Más Información