miércoles, noviembre 30, 2022

Rumbo a las Paso 2017: los andamiajes partidarios se pusieron en marcha

Comenzó el tiempo electoral y cada sello con sus particularidades, sus tiempos y -sobre todo- sus intereses intentará expresar lo mejor de sí. Es que más allá de las frases de campaña, estas elecciones legislativas precedidas de las formalidades de las Primarias Abiertas, Obligatorias y Simultáneas (PASO) son importantes a la hora de avizorar el horizonte 2019.

Nadie escapa a que en esta oportunidad, las elecciones nacionales de medio término resultarán un termómetro que marcará no solo el ánimo social, sino la brújula para que el Gobierno Nacional repiense su orientación.

Reconocimientos al compromiso colectivo

El paisaje en la provincia de Misiones pasa por otro eje. La Renovación resolvió ofertar un mix de figuras con peso en el plano nacional, como el actual diputado nacional Maurice Closs que irá por una banca en el Senado, junto a referentes del trabajo provincial, como la titular del Parque del Conocimiento -y ex presidenta del Concejo Deliberante de la ciudad de Posadas- Maggie Solari.

Para diputados en tanto, Ricardo Wellbach representa un eslabón clave en la relación de las alas políticas y ejecutivas del proyecto Renovador. Es un hombre de contacto permanente con todos los intendentes, una figura clave a la hora de gestionar política, y en su candidatura se refleja un reconocimiento hacia la militancia.

Haber adelantado el nombre de quien encabezará la lista de candidatos a diputados provinciales que se pondrá en juego también en octubre va en el mismo sentido. Carlos Rovira transmite claramente su intención de premiar el trabajo colectivo por sobre las aspiraciones personales. No deja de expresarlo en palabras, pero cala mucho más profundamente la confirmación de su prédica en la praxis partidaria.

De consensos vitales e internas caducas

Vuelve a ser reiterada la falta de reconocimiento a una prédica que resultó visionaria. Carlos Rovira siempre tuvo claro que las internas desgarran el tejido de los partidos políticos, y su contracción al consenso terminó siendo carne en el resto de las expresiones ideológicas.

El radicalismo, que hizo de las divisiones internas un verdadero culto, y a sabiendas de su escaso capital político de cara a la sociedad, se avino a la instrucción de sus órganos nacionales. “Consensuó” con el PRO el armado electoral en beneficio de Humberto Schiavoni y evitó ir por separado como en el 2015, instancia que evidenció su flaco desempeño.

Otro espectro de partidos conformó Avancemos. La familia Velázquez -referencia provincial del Massismo- aunó al radicalismo escindido de María Losada y Hugo Escalada, y al Partido Trabajo y Progreso, fundamentalmente.

¿Qué se elige?

Así dado el estado de cosas, y con la grilla ordenada, las urnas están preparadas para recibir el análisis y las expectativas de los electores. Cada uno de los ciudadanos de la tierra colorada podrá ahora discernir y expresar su voluntad en pocos meses.

La realidad es que antes de la cita de octubre habrá que cumplir una formalidad que pide a gritos ser reformulada. Las PASO habrán cumplido su objetivo pero hoy resultan claramente una convocatoria vacía de contenido.

Deberá analizarse su obligatoriedad, y eso es parte del trabajo que le corresponde a la dimensión administrativa de la dinámica política. La gente está en otra cosa, tiene otras urgencias y otras aspiraciones. Le preocupan sus cotidianeidades, que fueron “desacomodadas”, y necesita priorizar su atención.

Artículos relacionados

Más Información