viernes, agosto 12, 2022

Los juguetes tóxicos pueden empañar la alegría por los Reyes

En el marco del Día de Reyes, especialistas alertaron sobre la existencia de compuestos químicos tóxicos en juguetes de dudosa procedencia, los cuales podrían desencadenar cáncer en quienes estén expuestos, al tiempo que advirtieron que esto podría “motivar a que aumente la cantidad de gente que busca asesoramiento confiable” en los centros toxicológicos.

Se trata de los “ftalatos”, un grupo de compuestos químicos que, según el pediatra y especialista en Toxicología del Hospital Ricardo Gutiérrez y Hospital Posadas, Mariano Díaz, “posiblemente” podrían provocar, a largo plazo, patologías cancerígenas.

 

La alerta tuvo lugar luego de que cayera, el pasado viernes, la banda de los “Reyes Magos tóxicos”, un grupo de hombres que comercializaban juguetes no aptos para la venta por estar fabricados con ftalatos, poniendo en riesgo la salud de los menores. El operativo, que se llevó a cabo en la zona de Once, derivó en la clausura de cinco locales y la aprehensión de once personas.

 

Tras este episodio, Díaz alertó sobre la peligrosidad de aquellos componentes químicos y advirtió que, de cara al Día de Reyes, esto podría “motivar a que aumente la cantidad de gente que busca un asesoramiento confiable, en cuanto a la peligrosidad de estos juguetes, en los centros de toxicología”.

 

“Se trata de lo que se llaman disruptores hormonales silenciosos. Lo que hacen es que, con exposición crónica, actúan sobre el sistema endocrino. De hecho, opera sobre el aparato sexual masculino y femenino, dañando el ADN en los espermatozoides, afectando la calidad del semen, generando trastornos de la infertilidad, efectos tiroideos, entre otros”, precisó el especialista en toxicología, quien aclaró que los ftalatos son “probablemente carcinogénicos, pero con la exposición crónica” y que, además, a la larga “pueden dañar los riñones”.

 

Y, bajo esta línea, continuó: “Cuando hablo de exposición crónica me refiero a la continua exposición, no por tener un contacto con el ftalato se va a generar algún problema. Si un niño toca o chupa esto puede tener nauseas, irritación o algún cuadro alérgico”.

 

Pero los ftalatos no son el único problema en los juguetes de dudosa calidad, por lo que siempre es pertinente “constatar que no se adicionen otros tipos de tóxicos, porque a veces pueden incluir, por ejemplo, metales pesados”.

Por este motivo, Díaz recomendó que los padres, a la hora de ir a comprar un juguete para sus hijos, verifiquen “que tenga la aprobación y los controles de regulación correspondientes” y que responda ante “las normas básicas de control y los permisos adecuados”, además de “que sean adecuados a la edad, ya que pueden tener metales no permitidos o hidrocarburos que tampoco están permitidos. Y que posean el tamaño pertinente, porque hay chicos que también presentan cuadros de ahogamiento”.

 

Sobre si es posible detectar si algún juguete contiene ftalatos, el especialista fue contundente: “Uno puede verificar si el juguete no tiene la flexibilidad que corresponde, pero no es visible. Para nada, uno no lo puede ver ni constatar a simple vista”, sostuvo. Sin embargo, la precaución es siempre una carta a favor de los padres. “Los lugares más económicos pueden tener juguetes con mayor toxicidad”, finalizó.

Fuente: Diario P

Artículos relacionados

Más Información