Lucas Romero Spinelli: “Este es el tiempo para iniciar algo nuevo”

El candidato a concejal de Posadas por la lista “Renovados” es una fiel expresión de la propuesta de “Refresh” que impulsa la conducción del Frente Renovador. Esa lista particularmente está conformada por jóvenes dirigentes de base, sin funciones en los ámbitos administrativos estatales, pero portadores de una dinámica y una fuerza propia de su edad.

“Uno quiere estar en política para cambiar las cosas”. Esa definición describirá a Lucas Romero Spinelli a lo largo de la entrevista con Revista Códigos. Es la ilusión de un joven de 27 años que se recibió de Contador Público y que si bien se desempeñó profesionalmente en el sector privado, por iniciativa propia hizo su aporte a programas sociales en búsqueda de experiencia y contacto con otro aspecto de la realidad.

“Involucrarse es el único camino, y sinceramente lo asumo con compromiso y responsabilidad”, vuelve a marcar como punto de salida a futuras explicaciones. Considera con firmeza que “si los jóvenes no queremos involucrarnos lejos vamos a estar de transformar la realidad y agregar nuestra impronta en Posadas”.

“Estamos enfocados en los jóvenes”

Tras recordar que ya viene de una familia ligada a la actividad comercial desde hace varias décadas, Spinelli aprovecha para indicar que esa faceta es la que le permite conocer la realidad mercantil de la ciudad; pero que la heterogeneidad de la lista que encabeza (en la que hay un chef, peluqueros, organizaciones sociales y referentes de cooperativas de trabajo, entre otros) “nos permite diagramar y reorganizar nuestra actividad de una manera más amplia”, aunque aclara: “Estamos enfocados en los jóvenes, vamos a buscar el voto de los chicos de entre 16 y 17 años, sabiendo que hay desinterés en esa franja etaria y no vamos a esperarlos sentados, por el contrario, vamos a buscarlos en donde estén”.

Pero lejos de querer apelar a facilismos, este nuevo dirigente adelanta que “no vamos a salir a prometer cosas que después no se puedan cumplir. Primero queremos escuchar qué hace falta para la ciudad y los jóvenes, y en base a eso comprometernos a representarlos en el Concejo Deliberante. Muchos nos piden ayuda para, por ejemplo, conformar una cooperativa para la construcción o una panadería, y nosotros vemos que hay muchas líneas de créditos pero ninguno dedicado especialmente a los jóvenes. Por eso nuestra idea es poder facilitar herramientas para que puedan empezar a avanzar los chicos que salen de la escuela técnica, que están muy preparados pero no tienen hacia dónde ir”.

Suma a esa intención la continuidad de las capacitaciones y las propuestas relacionadas al programa de primer empleo porque “vemos que en promedio un joven pasa 8 meses entregando un currículum hasta recibir una respuesta y ni hablar de conseguir el trabajo. Eso es muchísimo y muy desalentador, así que la idea es poder articular, por ejemplo, el acceso a un micro crédito”.

 

“Buscar un equilibrio entre las redes y las reuniones”

Los mecanismos de campaña electoral en los tiempos modernos es materia de análisis de todas las fuerzas con vocación de poder. Si bien aún es tiempo de transiciones, la realidad marca la decadencia de las viejas formas y la irrupción de las nuevas. Pero la complejidad de estas variables es menos estresante para los jóvenes que se suman a la política.

Es que van teniendo en claro el cambio de paradigmas y lo asumen. “Vemos que la gente ya no quiere más actos políticos con grandes conglomeraciones, sino el ida y vuelta en pequeñas reuniones, porque nosotros creemos que son tiempos de escuchar a la gente”, y agrega la nueva herramienta: las campañas en red, aunque con limitaciones.

“Es cierto, hay que hacer hincapié en las redes porque te difunden en menor cantidad de tiempo, pero tenemos que escuchar a la gente y hacer propuestas de solución. Por eso, nuestro mayor desafío es encontrar un equilibrio entre la campaña en red y la visita a la gente”.

Otro aspecto central a su entender es que “no son tiempos de promesas incumplibles, como creer que se puede solucionar el tema asimetrías de frontera desde el Concejo Deliberante. Estamos de acuerdo en que sería bueno darle al cliente posadeño las mismas condiciones que ve en Paraguay, como el horario corrido, pero acá la cuestión de fondo son los precios, porque si a la gente no le alcanza va a buscar donde comprar más barato, y eso, que tiene que ver con la cuestión del cambio, no es algo en lo que podamos dar una respuesta”.

Sin embargo, cree que sí puede hacer aportes y ocuparse con acciones concretas: “Mientras que el comerciante que necesita contratar gente encuentra mil trabas, la Oficina de Empleo funciona bien, entonces, deberíamos ofrecer bonificar la tasa de comercio municipal al privado que incorpore más plantel joven. Otro tema central es el del estacionamiento en el centro de la ciudad. Para eso, proponemos que el contribuyente que esté al día con su patente no pague estacionamiento, y para llevar adelante esa idea apelar a la misma aplicación que se está implementando ahora. De esa manera el vecino que paga sus obligaciones siente que en algo se beneficia, y demás, va a incentivar el pago de patente entre los deudores”.

“Este desafío no termina en octubre”

En cuanto a su incorporación a la vida político partidaria, Lucas Romero Spinelli destaca que no es una inspiración espontánea, sino parte de un proceso de compromiso y vocación.

“Desde mi época en la Facultad tuve el problema de la falta de trabajo, y uno ve el dilema de seguir la carrera o estudiar. En esa época universitaria empiezo a militar en los tiempos de la política tradicional y cuando me recibí trabajé en un aserradero, aunque después me sumé de lleno al emprendimiento familiar. Pero también trabajé sin cobrar sueldo sino pensando en la experiencia, en los programas ‘Ellas Hacen’ y ‘Argentina trabaja’, donde inscribimos en casi dos meses más de 200 cooperativas, y eso fue un gran desafío, y capacitamos a mucha gente en cooperativismo en el mercado concentrador”.

Estas acciones describen su perfil, y sustenta su aspiración: “Si pensamos que esta tarea termina el 22 de octubre, estamos muy equivocados. Esta es la oportunidad para iniciar algo nuevo y en miras a un futuro más lejano”.

Se muestra convencido de que “hay que dar desinteresadamente y estar para ayudar”, y de que “si te toca ocupar un cargo ejecutivo o electivo estas ahí para ayudar a la gente, para dar soluciones”. Por eso, en caso de acceder a la banca en el Concejo Deliberante cimentará su trabajo en dos acciones básicas: “Acompañar las ordenanzas y la aprobación del presupuesto, por un lado, pero ser un permanente ‘gestionador’, porque parte de nuestro trabajo es hacer recorridas”.

Artículos relacionados

Más Información