Ordenaron detener al árbitro involucrado en la denuncia de abuso a juveniles de Independiente

Se trata de Martín Bustos, un juez de línea que estaba designado para dirigir el próximo domingo a las 19 el partido entre San Martín de Tucumán e Instituto, por la B Nacional.

Al trascender su nombre como parte de la denuncia, desde la AFA decidieron no hacerlo dirigir. Y en en su lugar estará Nahuel Rassullo.

Horas después, un vocero del Ministerio de Seguridad de la Provincia, a cargo de Cristian Ritondo, le confirmó a Clarín que la fiscal María Soledad Garibaldi ordenó la detención del árbitro y allanamientos en Trenque Lauquen -de donde es oriundo el juez de línea-, Olivos y en el country Haras Santa María de Escobar, donde esta madrugada se desplegó un operativo. Hay escuchas telefónicas que lo involucran.

Bustos es abogado y en 2017 fue ascendido como árbitro asistente a Primera División. En la máxima categoría dirigió seis partidos. Debutó el 16 de junio de 2017 como segundo asistente en el partido entre San Martín de San Juan y Temperley.

Su último juego en Primera fue el triunfo de Newell’s ante los sanjuaninos, el 12 de marzo por la 19na. fecha de la Superliga.

Además, había sido árbitro suplente en el clásico de Avellaneda que Independiente le ganó a Racing 1-0 el 25 de noviembre de 2017 en el Cilindro.

Por otra parte, en junio de 2017 Bustos sufrió una agresión que obligó a suspender el partido entre Atlético Paraná y All Boys. A los 32 minutos del segundo tiempo, arrojaron un proyectil desde la platea local que impactó sobre el asistente y le provocó heridas en su rostro.

Según los primeros datos extraoficiales, Bustos habría sido uno de los socios de “Joaquín V.”, el futbolista de 19 que integraba la Cuarta División de Independiente y fue acusado de liderar la red de trata de menores.

Esto se desprendería de la declaración judicial realizada por Fernando Berón y Fernando Langenauer, responsables del Fútbol Juvenil y de la Pensión, respectivamente.

Según pudo averiguar este diario, en las últimas horas se estuvo asesorando con abogados porque su deseo era presentarse espontáneamente, algo que sus asesores descartaron.

La causa fue caratulada como “abuso sexual, y promoción y facilitación de la prostitución”, y fue radicada en Unidad Fiscal de Investigación número 4 de Avellaneda, a cargo de la doctora María Soledad Garibaldi.

La fiscal ya tomó tres declaraciones testimoniales el miércoles y una más este jueves. Además, se ordenó una serie de allanamientos en Capital Federal y en la Provincia de Buenos Aires, para detener a los responsables del caso que conmociona a todo el fútbol.

 

 

Artículos relacionados

Más Información