Pablo Castro: “La política me dio la oportunidad de ayudar a la gente”

La localidad de Santa Ana atraviesa un proceso de consolidación de muchas obras y concentra además los esfuerzos en su máxima aspiración, el puerto, que representaría para la región un canal comercial estratégico.

Durante la entrevista con Revista Códigos, el intendente de Santa Ana, Pablo Castro, repasa la actualidad de su municipio, habla de la importancia de gestionar en tiempos difíciles, y analiza el presente electoral.

Tras su revalidación como jefe comunal, con amplio apoyo del votante santanero, quedaron en el recuerdo los tiempos de conflicto social en su pueblo. Esa difícil etapa dio paso a un presente armonioso, pujante y colectivo que está rindiendo frutos.

El alcalde reconoce en primera instancia que está pudiendo presentar proyectos en Nación en buenos términos institucionales, y que eso se debe en gran parte a “la madurez política de nuestra provincia y la solidez de nuestro partido, lo que hace que seamos respetados y no estemos sujetos a las chicanas políticas”.

Asegura que como misionero, como intendente de Santa Ana y como hombre del Frente Renovador “queremos incorporar más diputados (en las próximas elecciones) porque eso nos da solidez a la hora de negociar con la Nación”, lo que no quita la buena relación institucional entre el Estado provincial y el nacional. “La Renovación tiene algo particular, el hecho de tener un conductor como el ing. Carlos Rovira, que tiene una mirada especial para direccionar el destino de la provincia, y además, el gobernador Hugo Passalacqua, que es el hombre exacto para este tiempo”, afirmó.

 

Obras en tiempos difíciles

Sostiene Castro que “hoy la realidad es que no hay circulante, le pasa al vecino cuando paga sus impuestos y ya no es la misma recaudación”, y sin embargo, el Intendente es optimista. Recorre las oficinas necesarias para concretar las aspiraciones de sus compueblanos y va logrando resultados.

“Hoy me toca ser intendente con un gobierno nacional no tan afín a nuestro ideal, y nos cuesta mucho, pero uno no pierde la esperanza, la fe, la garra para que nos vaya mejor”, describe.

En ese sentido recuerda que en tiempo de campaña había visitado familias en la zona cercana al puerto viejo y que le habían pedido un pozo perforado. “Prometí conseguirlo y lo pudimos hacer con Hugo (Passalacqua), y algo similar pasó con los empedrados para los barrios Nueva Esperanza y Las Alegrías, y haber podido dar respuestas a esas promesas me da mucha satisfacción”.

Considera fundamental en ese aspecto ser eficaz en la gestión, una de las indicaciones del conductor de la Renovación, Carlos Rovira, quien “siempre nos dice que el pueblo es el que decide y nosotros debemos escuchar esa voz”.

Castro se define como un hombre que no viene de la política: “Yo era cortador de pasto y remisero. En el 2011 fui candidato a concejal y Dios quiso que termine como intendente, y eso fue un gran desafío. La política -afirma- me dio la oportunidad de ayudar a la gente”, y recuerda que en ese período de un año y 4 meses “pude dar 40 casas para la gente y en mi actual mandato ya pudimos entregar otras 20 casas, gracias a fondos de la soja y recursos municipales”.

 

“Hoy tenemos armonía y diálogo”

El jefe comunal reconoce más adelante que muchos de los avances logrados y las obras proyectadas se deben también al clima político y social reinante. “Lo que más rescato de estos dos años es la paz que se consiguió. Hoy tenemos armonía y diálogo, y los santaneros estamos arreglando nuestras cosas puertas adentro. Hablamos con la oposición sobre políticas en beneficio del pueblo, y eso se ve en los trabajos reflejados por ejemplo en el tema del Parque Industrial, en el que se están por radicar tres pequeñas empresas”.

Considera clave además la promoción de la actividad turística, y enumera las acciones con ese norte. “A nuestros emblemas del Parque Temático de la Cruz, y las reducciones jesuíticas, pronto le vamos a agregar el parque San Juan, que incluye el cementerio viejo, lo que fue el primer ingenio azucarero del país y toda la biodiversidad del campo que tiene una parte de la reserva paranaense”.

Dedica luego un tramo más extenso de la charla al proyecto del puerto, una obra que podría imprimir a toda la zona un profundo cambio. “Su magnitud es muy importante porque es un puerto natural. El empresario que quiera invertir tendrá un menor costo por la profundidad del río que no requiere de drenajes, y después de terminar la primera etapa del puerto de Posadas se va  a venir a trabajar acá”, adelantó.

Subrayó Castro que su ciudad tiene una ubicación estratégica y que el puerto se convertirá en un  gran destino cerealero para la zona de Rio Grande Do Sul, de Brasil. “Todos los productos de Brasil podrán salir desde nuestro puerto ya que es el único internacional habilitado por la Nación desde Rosario hasta acá”, y que para ellos tendría una enorme ventaja competitiva por la distancia.

Finalmente, dijo que tiene en mente concretar otras obras muy importantes para su pueblo, como “las plazoletas y los camping, más empedrados, terminar las 20 casas y el centro cívico, remodelar la iglesia con el estilo jesuita, e instalar el paseo histórico de Santa Ana”.

Artículos relacionados

Más Información