lunes, marzo 4, 2024

Recomendaciones del Senasa para proteger a los animales de las altas temperaturas

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) brindó una serie de recomendaciones a los productores con el objetivo de reducir el impacto calórico en los animales, mejorando su bienestar.

«Las altas temperaturas pueden causar una disminución en la actividad física, aumento en la frecuencia respiratoria y disminución en el consumo de alimento, como también repercute en un mayor consumo de agua, jadeo y salivación», explicó el organismo en un comunicado.

Esta situación puede generar una disminución en la eficiencia alimenticia, pérdida de peso, deterioro en el desempeño y aumento de la tasa de mortalidad en los animales.

¿Qué es el estrés calórico?

El estrés calórico ocurre cuando los animales son expuestos a condiciones ambientales que «superan su temperatura óptima», de modo que «no pueden regular su temperatura interna».

Hay ciertos factores propios del animal (como la edad, el color y el largo del pelo) que influyen en la susceptibilidad al estrés calórico. Los animales con mayor acumulación de grasa corporal, los de pelaje negro y los que se encuentran en etapas de terminación son los más afectados.

Además, la alimentación también juega un rol importante. El consumo de pasturas tóxicas y las raciones hipercalóricas aumentan el riesgo.

Los autoridades del Senasa recomiendan:

Que los animales tengan espacios con sombra
Proveer de agua fresca y abundante
Evitar manejos estresantes
Adecuar la alimentación
Refrescar a los animales en las horas más calurosas

«Contemplar estas medidas contribuirá en mejorar el bienestar animal y redundará en beneficios para los diferentes actores de las cadenas pecuarias. Ante cualquier duda, consultar al veterinario del establecimiento», cerró el informe.

Artículos relacionados

Más Información