Reglas claras en el ajedrez político de la Renovación

Las definiciones del ingeniero Carlos Rovira continúan marcando los actuales tiempos políticos, y esa idea no tiene que ver solo con un norte en el devenir de la provincia de Misiones, sino -además- con el de su propia creación partidaria: la Renovación.

Falta aún para pensar en candidaturas, pero como quien baraja lentamente sabiendo cómo se juega el juego, el líder del partido gobernante planteó una definición interna que ya delinea el futuro, a partir de una regla clara. “Quienes gobernaron dos períodos, automáticamente dejarán abierto el paso a otros”, se publicó como reflexión de Rovira en el diario “El Territorio” hace unas semanas.

En esas líneas se asegura que lo planteado por el Presidente de la Legislatura es una definición que orienta y perfila el destino electoral hacia adentro.

Pensar de esta manera la continuidad de un proyecto político es un planteo que viene siendo ratificado electoralmente y de manera tajante elección tras elección por el pueblo de la provincia. Esa propuesta del proyecto “Misionerista” es una “estrategia política cuyo fin es la incansable búsqueda del bien del misionero”, se indica en ese matutino, como paso previo para entender por qué “los que ya pasaron dos períodos por el Ejecutivo, tienen desde entonces el compromiso de ayudar a los que los suceden”.

“Desde la conducción se plantea un mecanismo en el cual el gobernador se autorregula, porque tiene un solo período, con la posibilidad de que le pueda suceder el vice, también con un solo mandato posible. Lo que sostienen en la Renovación es que con ello se busca lograr la máxima eficiencia de los funcionarios en los cuatros años de gobierno de cada uno”, se explica en esa editorial.

“Cara a cara con la demanda de la gente”

Lo que expone además el Presidente de la Cámara de Representantes tampoco es nuevo. Esta suerte de constante “frescura” se puede ver nítidamente contemplada en la conformación de las listas de Diputados Provinciales de su partido y en la integración del Gabinete del gobernador Hugo Passalacqua.

La propuesta de sumar energía y experiencia dio sus frutos. La dinámica del partido gobernante sumó a su identidad “Misionerista” una gestión más activa y presente, de contacto, con los pies en el barro, sin tanto escritorio y atendiendo cara a cara la demanda de la gente; esto, como objetivo central de toda política de Estado en la provincia de Misiones.

También destacan como otro factor virtuoso que “brindar lugar permanente a la aparición de nuevas figuras, con nuevas energías e ideas innovadoras, sigue siendo lo más conveniente para la democracia y para los ciudadanos misioneros. De esta manera, a quienes tuvieron la oportunidad de ocupar el máximo cargo del Ejecutivo provincial, solo les queda seguir participando y ayudando”, definiciones cuasi filosóficas para el ideario renovador.

Y como muestra de que sus dichos no son solo expresión sino ante todo convicción, Carlos Rovira se incluye entre las figuras a retirarse de la posibilidad de una primera magistratura provincial: “A todos toca la retirada como proceso natural, dejando lugar a quienes corresponde por sus méritos o porque vienen trabajando duramente a la espera de su oportunidad”, sentenció sin egoísmo, y de manera rectora.

También se expresa en “El Territorio” que Rovira retoma en sus visionarios análisis políticos la idea de las “democracias más antiguas y más avanzadas del mundo, que establecen en el Poder Legislativo el reservorio natural de quienes ya pasaron por el Ejecutivo y ahora solo deben contribuir a que otros gobiernen”.

Ahora, como en cada oportunidad de similar tenor, Carlos Rovira dispone las piezas de su ajedrez político partidario. Los propios analizarán la partida desde su lógica interna y tratarán de hacer sus movidas, ateniéndose -teléfono para quienes sepan entender- a un juego abierto pero con reglas claramente establecidas.

Artículos relacionados

Más Información