Ricardo Wellbach: “El gran desafío es hacer que Nación entienda la mirada de las provincias”

El Subsecretario de Gobierno de Misiones y primer precandidato a Diputado Nacional por el Frente Renovador aseguró que la provincia lleva adelante una férrea política contra el narcotráfico, y que ese tema es central en su agenda de trabajo. Exhibe números que dan cuenta de los buenos resultados obtenidos. Repasa la actualidad de su cartera, explica su visión de la política y analiza la relación institucional con el Gobierno central.

 

La función de Ricardo Wellbach lo lleva a recorrer permanentemente la geografía provincial, y mantener contacto casi diario con la mayoría de los jefes comunales. La tarea desarrollada durante su gestión le permite experimentar como pocos cada realidad, y por eso puede hablar con vívido conocimiento sobre problemáticas tan actuales como la del tráfico de drogas.

La situación de frontera, de casi el 90 por ciento del límite provincial con territorio extranjero, da cuenta además de una vulnerabilidad difícil de sobrellevar cuando los recursos son limitados. Por eso, valora la decisión política del Gobierno de Misiones y los nuevos elementos dispuestos en esta tarea.

En una entrevista exclusiva con Revista Códigos, y de cara a la responsabilidad de su primera representación parlamentaria a nivel nacional, Wellbach responde con serenidad a las consultas y su formación humanista no deja de aparecer en cada definición.

No convoca a una mirada represora ante las complejas problemáticas sociales como la del narcotráfico, por el contrario, invita a “integrar” como punto de partida para una solución de fondo, con análisis que toman diversos anclajes de interpretación y acción.

Su primera definición es clave: “En toda actividad lo importante es la decisión política del Gobernador”, manifiesta y recuerda que Hugo Passalacqua en su etapa como vicegobernador “ya hablaba del narcotráfico y la influencia en la sociedad”.

A partir de eso propone Wellbach visualizar tres dimensiones de esta problemática para entender su complejidad. “Lo primero que debemos hacer es concientizar para evitar el consumo, y para eso es clave que haya prevención. El segundo punto es el narcotráfico en sí y sus dos aspectos: por un lado lograr que la comunidad no se involucre, que no sea cómplice, porque sabemos que en lugares donde la situación es endémica la gente colabora y muchos terminan en la cárcel; y por otro lado, entender que frente a este tema es fundamental poner lo que cada uno tiene, y si bien sabemos que este trabajo nunca es suficiente, hoy estamos muy fortalecidos”.

Y amplió su mirada al considerar que “el tercer punto a tener en cuenta es la recuperación de los afectados, tanto de aquellos que están en la cárcel, para que cuando salgan tengan trabajo para no reincidir, como de quienes consumen”.

Vuelve en ese aspecto a resaltar la importancia de la decisión política de quien encabeza el Ejecutivo provincial. “El gobernador nos baja la línea política pero además nos dota de herramientas, y eso es fundamental. Se reequipó a la Policía con canes y un escáner, y pronto dispondremos de un nuevo helicóptero para el trabajo en terreno. A esto se suma el aporte del Estado nacional para sus fuerzas, como las cuatro lanchas que se adquirieron para luchar contra el narcotráfico y el contrabando, dos de las cuales se destinarán a la región: una en Corrientes y otra en Posadas”.

Y a ello le agrega otros conceptos determinantes: la capacitación y el compromiso del personal, que pone de manifiesto con hechos de reciente repercusión mediática. “En Posadas se incautaron 400 kilogramos tras un seguimiento de 45 días, con plena dedicación de muchas personas”, y además una situación que vivió de cerca. “Hace poco presencié el resultado de un procedimiento en la zona de Capioví, cuando dos policías de calle vieron una irregularidad y procedieron. Resultó que gracias a eso se incautaron 20 kilogramos de marihuana y se detuvo a dos personas. Me impresionó la emoción de esos dos agentes por ser parte de la lucha, y esa motivación que veo en las fuerzas de seguridad nos anima a nosotros”.

 

Indocumentación Cero

Otra situación de histórica data tiene que ver con la documentación de los ciudadanos que habitan la tierra colorada. Tras recordar las particularidades de los antiguos DNI, que “tanto costaba conseguir en tiempo y forma adecuados, se deterioraba y era complicado tramitar cuando se extraviaba”, con el nuevo documento se consiguió un gran avance.

Pero esta respuesta más moderna necesita de un trabajo social del que se ocupa casi personalmente, a partir de situaciones que le tocaron de cerca. “Hoy aún tenemos muchas personas sin documento, y esa gente tiene muchas limitaciones. Hace un tiempo -recordó- conocí un hombre grande en paraje La Estrella (a 70 km de San Pedro) sin DNI y que para tramitarlo tenía que probar quién era y eso demoraba. En Pozo Azul por ejemplo, en un operativo para renovar y regularizar documentos, de 200 personas de ese lugar 50 no lo tenían”.

Ante esa histórica deuda, Wellbach precisó el trabajo que realizan desde el Registro de las Personas. “Hicimos un convenio con la Justicia para agilizar el trámite y dispusimos profesionales del Estado para dedicarse a ese servicio”, y a partir de ese relato surge otra mirada para entender el ejercicio político del modelo de la Renovación: “Hay un número importante de personas que está en esa situación y en este sentido tenemos claro que no podemos esperar a que el problema llegue a nosotros, al contrario, debemos detectarlo y resolverlo”.

“Por eso -continuó el funcionario-, el gobernador nos pidió abocarnos especialmente a este tema, porque la gente afectada está afuera del sistema. Vende su producción por ejemplo a través de otras personas, no puede tener nada a su nombre, y lo increíble es ver cómo viviendo así la gente igual se arregla”.

 

“Nuestra lucha prioritaria es por los misioneros”

En un plano más amplio, la charla deviene sobre la importancia de contar con el respaldo de la población misionera a la hora de trabajar institucionalmente con el Estado nacional, dejando en claro en primera instancia la forma en que se debe establecer ese vínculo.

Advierte que la Renovación “es un proyecto con identidad local”, y que “nuestra lucha prioritaria es por los misioneros”. Así explica que “no adherimos ni antes ni ahora a ningún proyecto nacional”, pero sostiene que “sabemos que lo mejor para los misioneros es tener una relación buena con aquellos que nos tienen que ayudar a vivir bien, el Estado nacional puntualmente”, y que más allá del partido que gobierne “nosotros lo vamos acompañar en lo que tiene que ver con la estabilidad de la democracia”.

Considera luego que esas relaciones no se pueden medir solo desde lo económico -“no es hoy yo te doy y vos mañana me das”, dice-, sino también, desde una sinergia de trabajo basada en la construcción de confianza, y que en ese marco es muy importante salir fortalecidos de estas elecciones. “Si no tenemos el respaldo de nuestros ciudadanos, allá van a pensar que no decimos lo que la gente siente”, aseguró.

También pondera Wellbach que estas relaciones se establezcan en el marco de una buena convivencia: “Miremos los lugares donde no hay buenos lazos y veamos cómo están”, define, ante lo cual insta a no recurrir a los conflictos. “Concentrarse en las peleas significa olvidarse de la gestión, enfrentarse con alguien es olvidarse del resto, intentar destruir al otro lleva a que el servicio y el compromiso con la gente quede supeditado a esa pelea”, reflexiona.

 

“Nuestra provincia es diferente al resto del país”

Para volver a hacer pie en la identidad local y retomar la necesidad del reconocimiento de las provincias, Wellbach recordó que “en 1810 todo el país quería liberarse de los españoles, sin embargo nosotros acá luchábamos contra los portugueses, que se querían quedar con los nuestro. Nuestra problemática anterior, como la de hoy, es diferente, y necesitamos dedicarnos a la cuestión de fondo: que Nación entienda la mirada de las provincias”.

Por eso llamó a “reorganizar el Estado Nacional, no solo en lo que tiene que ver con la coparticipación económica sino también en las decisiones políticas, como las aduaneras por ejemplo, que están diseñadas desde el puerto de Buenos Aires, mientras que nosotros tenemos una política de frontera y migratoria diferente. Debemos -exhortó- sentarnos en la mesa de las policías aduaneras y exponer nuestra perspectiva, como así también en muchas otras cosas, como la seguridad social, el PAMI, la obra pública”.

Contó en ese sentido que “ya pasó en la primera reunión sobre narcotráfico, cuando nos sentamos, dijimos cómo era el tema acá y logramos que lo entiendan. Un segundo paso fue decidir que el próximo foro de seguridad se haga en Puerto Iguazú, en la triple frontera, y así vemos lo importante que es construir confianza”.

“Con respecto al tema de la yerba mate -citó en el mismo sentido-, podemos llevar adelante un proceso de soluciones de fondo gracias a la intención de nuestros diputados nacionales, de los funcionarios provinciales y nacionales, y de los diputados del partido gobernante nacional, de sentarnos en la mesa y trabajar para el bienestar de todos los misioneros”.

Pero recalcó que una profunda diferencia de criterio tiene que ver con la forma de entender el rol del Estado: “Nosotros, nuestro proyecto, cree en un Estado cercano, haciéndonos cargo de la salud pública por ejemplo, y eso es porque estamos identificados con la necesidad de la gente, que a su vez nos acompaña por esa cercanía”.

 

“Somos un gobierno con alternancia propia”

El tramo final de la charla con Ricardo Wellbach estuvo dedicado al análisis del modelo Renovador, su lógica política, y el perfil “despersonalizado” de la campaña 2017: “Acá -subrayó con firmeza- se vota el proyecto, porque tiene continuidad, porque se hacen las cosas en trayectoria, sin méritos de uno u otro, porque el modelo se ejecuta a partir de una conducción firme y de objetivos claros de Carlos Rovira”.

“Acá, para adentro y para afuera, la consigna es el refresh, y no hablamos solo del recambio generacional, sino el del ‘4×4’, el del cambio de la figura del gobernador, que nos hace bien, y que manifiestan dos grandes definiciones: la renovación permanente y el gobierno con alternancia propia”.

 

Convivir con las “Vacas sagradas”

Wellbach reconoció que su nominación lo sorprendió, pero que asume con orgullo ese desafío sabiendo que llegará a “un ambiente que no es fácil”.

“Uno está acostumbrado a trabajar en el terreno propio pero ahora voy a un lugar que no conozco, y a convivir con ‘vacas sagradas’, con diputados nacionales que ‘nacieron’ dentro de la Cámara”, señaló, pero con la convicción de “estar a la altura de las circunstancias para responder la misión que me encargaron”.

“Me propuse  -concluyó- que la actividad en Buenos Aires no me absorba más de lo necesario, para estar a disposición de los misioneros que son los que me encomiendan esta tarea, y con la familia cerca”.

Artículos relacionados

Más Información