Play

El pequeño luchador de 13 años, Joshua Hahm sufrió una terrible lesión en el cuello. Su oponente logró zafarse de un “Triangle Choke” y al ponerse de pie, saltó contra la lona con una maniobra que terminó con el niño hospitalizado.

Su padre, Thomas Hahm, quien es un luchador profesional de artes marciales, le pidió a los seguidores que continúen rezando por él, que si no fuera por la fuerza que le enviaron, su hijo hoy estaría en serios problemas.

El niño es una joven revelación dentro del ambiente del Jiu-Jitsu brasileño (BJJ) y se presentó en el evento estadounidense “Fight To Win Pro” con la esperanza de conseguir un nuevo título en las categorías menores, pero su sueño quedó truncado por una lesión muscular, producto de un mal movimiento entre él y su oponente.

“Gracias por los que están orando por Joshua”, escribió Thomas, su padre, en la cuenta de Facebook: “Su cuello se lesionó y se puede ver en el video que se rompió de una manera extraña. Fue llevado con la ambulancia a un hospital y todavía estamos esperando. Hasta el momento no puede sentir nada, así que por favor manténganlo en sus oraciones para que sus sentidos vuelvan pronto!”, agregó después de que su hijo sufriera el brutal accidente.

Sin embargo, en las últimas horas, expresó en otra publicación que sus sentidos comenzaron a reaccionar, y que “ahora el cirujano neurológico quiere hacer más pruebas por sus daños musculares”.

El hombre, quien es cinturón negro en Tae Kwon Do, explicó que la resonancia fue positiva y que no parece tener ningún daño en el cuello o en la columna. “El cirujano neurológico dijo que ha sido un milagro que no se rompiera el cuello o que no se haya daño la médula espinal”, detalló.

El niño en cuestión, comenzó a practicar BJJ hace poco más de tres años. Según comentó en una entrevista le encantan las artes marciales mixtas ya que siempre ve UFC junto a su padre.