Vacaciones: el 50% de las personas que beben subestima su grado de alcoholemia al manejar

En todo el mundo, conducir en estado de ebriedad es un problema importante, a pesar de décadas de actividades de promoción de la salud. Los traumatismos causados por el tránsito se han convertido en la principal causa de muerte entre las personas de entre 5 y 29 años. Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que los accidentes de tránsito relacionados con el alcohol son una de las principales causas de que estas muertes tengan lugar.

Argentina ostenta uno de los índices más altos de mortalidad por siniestros de tránsito. La fundación especializada en crear agenda sobre el problema Luchemos por la Vida afirmó que 19 personas mueren por día; hay 6.627 víctimas fatales por año (2019) y unos 120 mil heridos de distinto grado y miles de discapacitados.

Las pérdidas económicas del tránsito caótico y accidentes de tránsito superan los U$S 10.000 millones anuales. Beber alcohol causa un deterioro significativo de la función motora, y cuanto más se bebe, peor se vuelve esa carencia de control. Los conductores ebrios pueden tener dificultades para mantener su vehículo en el carril por el que circulan y pueden tener tiempos de reacción lentos, además de ser más propensos a correr riesgos.

En una investigación recientemente publicada en el Harm Reduction Journal, un equipo de investigadores de la Universidad de Witten/Herdecke y la Universidad de Cambridge estudió con qué precisión los participantes pudieron estimar su aptitud para conducir después de beber alcohol. Noventa estudiantes de una edad promedio de 24 años participaron en un experimento en dos días separados. Los participantes se dividieron en dos grupos: uno de ellos abocado al estudio y un segundo grupo de control.

Ambos equipos de trabajo consumieron cerveza o vino o una combinación de ambas bebidas hasta alcanzar una concentración máxima de alcohol en el aliento (BrAC) de 0,11%. La investigación se llevó a cabo en Alemania, donde el límite legal de conducción es un BrAC del 0,05%. En el grupo de estudio, a los participantes se les dijo al principio que cuando alcanzaran un BrAC de 0.05%, se cambiarían de cerveza a vino o viceversa, aunque no se explicó explícitamente que este era el límite legal para conducir. No funciona el autotest.

Los investigadores controlaron la concentración de alcohol en el aliento de cada participante utilizando alcoholímetros. Con cada medición, pidieron a los participantes que estimaran su propia concentración de alcohol en el aliento. Se pidió a todos los individuos que se presentaran cuando pensaran que habían alcanzado el límite legal de conducción. El equipo descubrió que en el primer día del estudio, más de un tercio (39%) de los participantes que creían que habían alcanzado el límite de conducción legal, de hecho, ya lo habían superado. El segundo día esta proporción aumentó a más de la mitad (53%).

Kai Hensel, especialista que trabaja con equipos de las dos universidades participantes de la investigación y quien dirigió el estudio, aseguró que: “en países con límites legales de ingesta alcohol aceptados para manejar, generalmente es el conductor quien juzga cuánto ha bebido y qué tan en forma está para conducir. Pero, como hemos mostrado, no siempre somos buenos para hacer este juicio. Hasta una de cada dos personas en nuestro estudio subestimó lo borrachos que estaban, y esto puede tener consecuencias devastadoras”.

Los científicos también notaron que los participantes se volvían más imprecisos a la hora de estimar su nivel de BrAC cuanto más borrachos se volvían. “Esto podría tener graves consecuencias en aquellos sitios donde el límite legal para conducir es más alto, ya que sugiere que un número significativo de personas podría juzgar mal lo borrachos que están y considerarse aptos para conducir cuando en realidad tienen un nivel potencialmente peligrosamente más alto de alcohol en la sangre”, añadió Hensel.

Para ver si las personas pudieron mejorar su capacidad para estimar qué tan borrachos estaban, los investigadores compararon la autoestima de los voluntarios de haber alcanzado el límite legal de conducción entre los dos días del análisis. Para el grupo de estudio, los participantes pudieron estimar mejor qué tan bebidos estaban el segundo día, pero este no fue el caso del grupo de control.

Hensel añadió: “beber y conducir es un factor de riesgo importante para los accidentes de tráfico. Vale la pena intentar todo lo que se pueda hacer para reducir estos números. Con orientación, nuestros participantes pudieron mejorar su juicio. Podría ser que los puestos emergentes instalados alrededor de los establecimientos de bebidas para ayudar a las personas a comprender su concentración de alcohol en el aliento podrían ayudar. Realmente, el mejor consejo es que si está conduciendo, simplemente no beba. Pero si realmente tiene ganas de beber, entonces observe su propia tolerancia al alcohol. Esto difiere de una persona a otra, dependiendo de su sexo, peso y edad, y existen algunas aplicaciones confiables que pueden ayudarlo a guiarlo”, concluyó el especialista.

Fuente: infobae

Artículos relacionados

Más Información