martes, octubre 4, 2022

Carlos Arce: “Mi norte es seguir ayudando a la gente desde la Renovación”

El galeno lleva una vida entera al servicio de la gente. La seriedad y compromiso desplegada a lo largo de su carrera es una referencia que le permite seguir cosechando el afecto de los misioneros. El camino que trazó en la medicina lo posiciona como un humanista intrínseco.

En su rol de vicegobernador, Carlos Arce no pierde esa brújula y, entonces, su norte es claro: el de resolver problemas y demandas en la tierra colorada.

“La vocación debe superar al cargo”. Así define el rol que deben tener los funcionarios. Y sin limitaciones, ni “chapas” o “sellos” que condicionen, la cercanía con la gente -afirma- “lo debe ser todo”.

Arce interpreta al Misionerismo como vocación pura, y alienta a propios y ajenos a vivir la política desde ese lugar.

En una entrevista a fondo con Códigos, cuenta cómo desempeña su actual cargo; el acontecimiento de una pandemia que Misiones logró equilibrar; la situación sanitaria provincial; la vacunación; el rol de los intendentes; las postergaciones de Nación para con la tierra colorada; la grieta política nacional; y opina sobre las elecciones del 2023.

¿Cuáles fueron las claves de la gestión de la Renovación para que el sistema de salud y la economía provincial no se resintieran como en otras regiones del país?

La primera es que el sistema sanitario provincial viene fortalecido desde antes de la pandemia. Esto quiere decir que Misiones invirtió en salud más que cualquier otra provincia antes del coronavirus, con nuevas infraestructuras e incorporación de personal. Inauguramos hospitales, como el de Jardín América, San Vicente y ampliamos la capacidad de camas de terapias intensivas en distintos municipios. En ningún momento este mecanismo se vio saturado.

Otro aspecto es que se tomaron medidas anticipadas. Fuimos los primeros en suspender las clases, otorgar créditos al sector privado y dar licencias a personas con comorbilidades. Además, fuimos la primera jurisdicción en implementar como ley el uso de barbijo y el pasaporte sanitario. Siempre antecedimos a Nación en este contexto y allí creo que radica el equilibrio epidemiológico que consolidamos.

Ya con el diario del lunes en el marco de la pandemia, ¿cómo está Misiones en materia de vacunación y su comportamiento social?

La gente se comporta en mayor medida en base a lo que se llama la percepción del riesgo. Esto quiere decir, a modo de ejemplo, que cuando te enterás que un familiar falleció, enfermó o sufrió la enfermedad, ahí sentís el riesgo. Sin embargo, cuando no se percibe esto es muy difícil que se use barbijo o respete los protocolos establecidos.

La continuidad de la pandemia hoy depende de dos cosas: una de que no haya una nueva cepa del virus -que por lo general son más contagiosas-, y la otra es la cantidad de población vacunada. La última cepa apareció en África, con solo el 12 % de su población inmunizada.

En la actualidad superamos las 2.100.000 dosis aplicadas. La gente ha respondido muy bien, aunque somos conscientes de que existe una no adherencia fuerte en el grupo de 3 a 6 años, que claramente tiene que ver con la decisión de los padres.

Los tutores tienen ciertos temores aún, pero les digo que los “Eventos adversos supuestamente atribuibles a la vacunación e inmunización” (ESAVI), son menores al 0,3%, siendo el mismo porcentaje que tienen las vacunas del calendario nacional obligatorio.

En cuanto a la inmunización una vez al año para prevenir efectos de la enfermedad, pareciera que es algo que se lo ve venir, teniendo en cuenta que es un virus respiratorio, pero insisto en que lo fundamental es que la gente esté vacunada. Si se logra controlar esta cepa con vacunas, pasará de una pandemia a epidemias regionales.

Se lo ve recorriendo bastante el interior. ¿Qué le dicen los intendentes a los que visita?

Los temas que plantean en gran medida pasan por lo social y las obras públicas, con más cordones cunetas, empedrados, asfaltados y mantenimiento de calles terradas. En este último planteo haciendo foco en sus colonos que deben sacar sus producciones y que para ello necesitan buenos caminos.

Estamos retomando estas demandas, porque hasta hace pocos meses la preocupación que más nos hacía foco era la sequía, algo que afectó fuertemente la agroindustria. En ese momento realizamos pozos perforados y más tomas de agua.

En lo social los intendentes transmiten el pedido de trabajo de sus vecinos, sobre todo los más jóvenes. En esto debo destacar que por medio de la Agencia Territorial de Empleo logramos poner en funcionamiento 39 oficinas para atender estas demandas. Además, fortalecemos esta área con la Universidad Popular de Misiones, el Silicon y programas nacionales para formar y capacitar a las personas, en busca de que tengan mayores posibilidades de inserción laboral.

¿Cómo ve al trabajador de la Misiones profunda que tiene que remarla frente a la difícil economía nacional?

Lo veo fortalecido y resiliente, que sabe superarse día a día. El colono es “guapo”, pero un punto a parte debo dar al gran protagonismo de las mujeres.

Si vas a una feria franca o los mercados concentradores, por lejos son las que más espacios ocupan. Y eso no solo se ve en los puestos de ventas, sino también en la chacra a través de la siembra y la cosecha. Han tomado un protagonismo digno de admirar.

Y en este aspecto para el año se prevé más de 4.700 millones de pesos de ayuda para el agro, según informó el Gobernador en su discurso del primero de mayo en la Legislatura. Estos serán en forma de subsidios, aportes no reintegrables y créditos.

Mencionó el discurso del Gobernador en la Legislatura. ¿Qué pasa con el gasoducto que no llega, la zona aduanera, obras y coparticipación a Nación?

Hay que seguir insistiendo. Sabemos que al no haber ley de presupuesto, que le daba institucionalidad a esos 96 mil millones de pesos que venían para obras públicas en Misiones, complica el panorama, pero no hay que abandonar el reclamo. Iremos a cada área correspondiente, con cada ministro de Nación llevando las carpetas por cada cosa que nos corresponde.

¿Cómo hacen para dialogar con funcionarios nacionales con esta especie de apatía con Misiones? ¿Se vulnera la relación?

No, lo institucional no se vulnera porque hemos tenido algunas respuestas con las gestiones hechas por Herrera Ahuad. No en la medida de lo que reclamamos, pero no perdemos la lógica de que el único camino es el diálogo, reclamando con argumentos y pruebas de lo que cada área de nuestra provincia exige y requiere.

¿Y en lo político cómo es la relación?

En este aspecto vemos que la grieta ha hecho mucho daño en el país, porque no solo hay enfrentamientos entre los dos partidos mayoritarios, sino también entre ellos mismos en el gobierno nacional. Esto hace que se gaste muchas energías en discusiones estériles. Hoy esta energía debe estar puesta en el concepto de gobernar para la gente, no para un espacio político.

¿Cómo está parada hoy la Renovación en Misiones? ¿Se hace política en un año no electoral?

Si rememoramos, el año pasado tuvimos tres comicios, pero nunca dejamos de gestionar, eso es hacer política. Y lo que dijimos en esa campaña lo cumplimos, porque ningún diputado renovador responde a facciones nacionales, sino a los intereses de los misioneros.

Hubo legisladores nacionales por la provincia que votaron en contra del presupuesto por responder a mandatos nacionales, cosa que lo anticipamos.

Nosotros gestionamos todo el año, y esa es la forma de hacer política, con trabajo.

¿Realiza balances la Renovación sobre las cosas que hace bien y mal?

Sí, sin dudas. Te diría que el balance en la política es diario y que hay mucha autocrítica para poder mejorar. Considero que trabajamos mucho para estar cerca de la gente, pero siempre se puede hacer más. Cada uno tiene un cargo y su rol en el Gabinete. Creo que ese rol debe superar el cargo. No podés quedarte con tu cargo, porque cuando tenés herramientas para solucionar problemas hay que hacerlo, aunque la cuestión no pertenezca a tu área. No puedo decir que algo no me compete cuando trabajo en el Ejecutivo.

Si bien falta para llegar al 2023, en el run run se van barajando nombres para suceder a Herrera, entre ellos el suyo. ¿Eso qué le genera?

Formo parte de un proyecto político que no se basa en nombres, sino en qué hacemos cada uno. Entonces si uno está en la vidriera o en una posibilidad, no debe olvidar el camino que lo llevó a eso, que es hacer las cosas.

Si esto me genera un compromiso mayor para seguir solucionando cosas siempre estaré para eso, pero hoy no pienso en un cargo. Mi norte es seguir ayudando a la gente desde la Renovación.

Podes leer la Revista de mayo de manera gratuita en el siguiente link de ISSUU: https://issuu.com/revistacodigos/docs/revista_c_digos_mayo_2022.

Artículos relacionados

Más Información