Operativo especial de YPF para garantizar abastecimiento de combustibles en las Fiestas

YPF busca evitar quiebres de stock y garantizar el abastecimiento de naftas y gasoil en sus terminales de venta. Estacioneros en “crisis sistémica” aseguran que por el atraso en precios falta provisión. Dicen que la escasez es por el valor de la nafta en países limítrofes.

Mientras los estacioneros alertaron por posibles faltantes de combustibles durante las Fiestas de Fin de Año, YPF lanzó su operativo de emergencia para evitar quiebres de stock y garantizar el abastecimiento de naftas y gasoil en todas sus terminales de venta.

En los últimos días se detectó un incremento de la demanda de combustibles de 6% sobre los niveles de 2019, previos al inicio de la pandemia. Sin embargo, desde YPF aseguran que “no se registran problemas” en las red de estaciones, que incluye 1.600 establecimientos en todo el país.

Al mismo tiempo, los empresarios agrupados en la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha) y las entidades FECRA, CEGNC y AES expresaron su preocupación por un combo de factores que pone en riesgo el abastecimiento de combustible para Navidad, Año Nuevo y el resto de la temporada de verano 2022. “Ya hay faltantes en ciudades de todo el país”, aseguran.

Los empresarios denuncian una “crisis sistémica” que ocasionó faltante de combustibles. “En las últimas semanas este cuadro empeoró y derivó en un desabastecimiento a gran escala, que ocurre en regiones de todo el país, en ciudades de baja densidad urbana y amenaza con golpear Buenos Aires, Misiones, Córdoba, Mendoza y los principales centros turísticos de la Argentina. Justo en la víspera de las fiestas y de la temporada de verano”, subrayaron.

Según explicaron desde Cecha, la crisis comenzó con la implementación de cupos por parte de las petroleras, que dejaban de entregar a las estaciones de bandera blanca para priorizar contratos con las propias o las de bandera, que son aquellas que son de un privado y contratan el abastecimiento con las petroleras.

Los empresarios explicaron en un comunicado que el principal es el congelamiento de precios, donde las tarifas se mantienen desde mayo sin modificaciones, lo que limó los márgenes de rentabilidad. Estiman que el atraso en los surtidores va del 12% al 20%. “Incluso se alcanzó un punto donde no se obtiene ganancia al vender el combustible a las estaciones, por lo cual se lo almacena, se cuotifica o se lo destina a determinadas estaciones sí y otras no”, sostuvieron.

Los estacioneros recordaron que los combustibles premium, gasoil y diésel son importados, por lo que se pagan en dólares y se venden en pesos, una ecuación que tampoco resulta beneficiosa. “La falta de producto para vender hace que las estaciones cada vez tengan más problemas en alcanzar el punto de equilibrio, es decir, el volumen mínimo de metros cúbicos de combustible que deben despachar en un mes para cerrar sin pérdidas”, indicaron, y reiteraron que hoy un 52% de las estaciones no logra vender los 315.000 m3 que hacen falta para salir empatados y “terminan en rojo”.

La otra gran preocupación en el sector es el faltante de gasoil para el sector agropecuario, que se encuentra en la víspera de la cosecha gruesa y todavía no tiene garantizado el abastecimiento para llevarla adelante esos trabajos.

Ante este panorama, YPF lanzó un operativo logístico especial por para las Fiestas de Fin de Año, que le permite garantizar el abastecimiento. El plan prevé la salida de 70 camiones adicionales con combustibles y optimización de la entrega de naftas, en conjunto con más controles de seguridad en las estaciones. Los camiones de YPF tienen una capacidad máxima de carga de hasta 43.000 litros, lo que significa un refuerzo de más de 3 millones de litros de combustibles.

Desde la Federación de Entidades de Combustibles (FEC), que encabeza Julio Alonso, dirigente emparentado con el sindicato de Carlos Acuña, negaron un desabastecimiento generalizado, pero admitieron faltantes en las estaciones de servicio de frontera y en las denominadas “blancas” o sin bandera. “La falta en esos lugares es porque el precio del combustible en Argentina está retraído un 20% y ahora que se reactivó el tránsito en los pasos fronterizos, desde los países limítrofes cruzan y vacían los tanques”, dijo Alonso.

“Una estación de servicio que vendía 5.000 litros por día pasó a vender 30.000 litros y no hay camión que pueda resolver ese problema”, agregó el titular de FEC, quien mantiene una enemistad con la Mesa de Expendedores Unidos por la firma de una abultada paritaria para los trabajadores de estaciones y garajes, que el resto de las entidades no pueden afrontar.

El titular de la FEC agregó que la escasez está vinculada al valor de la nafta en los países limítrofes. “En Uruguay está $300 y acá $95, las estaciones cercanas a la frontera venden seis veces más y ahora no se las puede abastecer”, aseguró.

Desde Cecha, la confederación que reúne a 5.000 estaciones y a las entidades y federaciones provinciales de todo el país, enviaron notas pidiendo mantener reuniones con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el secretario de Energía, Darío Martínez, y las petroleras para tratar de encontrar una vía de solución que permita volver a reabastecer los surtidores.

“En las próximas semanas empieza a haber más movimiento por el turismo y las fiestas, lo que indudablemente va agravando el cuadro de escasez que hoy vemos en varios centros urbanos. Hoy no podemos garantizar que haya producto para las fiestas y para el comienzo de la temporada”, afirmaron desde Cecha.

AF.

Artículos relacionados

Más Información