Quilmes y Barracas Central definirán el segundo ascenso a la Liga Profesional

El equipo cervecero viene de derrotar a Ferro gracias a un penal cobrado ante una falta inexistente, lo que derivó en un escándalo, y jugará la final ante el club que preside Claudio “Chiqui” Tapia en un partido único, el próximo martes 21.

Quilmes, que superó por 1 a 0 a Ferro Carril Oeste como local en un final de partido escandaloso, y Barracas Central, que doblegó en la misma condición a Almirante Brown por 3 a 2, alcanzaron el lunes la final del Reducido de la Primera Nacional por el segundo ascenso a la Liga Profesional, para determinar cual de ellos acompañará a Tigre a la máxima categoría del fútbol argentino.

Esa final se disputará en un partido único el próximo martes 21 desde las 20.10 en el estadio de algún club del sur del Gran Buenos Aires.

El bochorno con el que concluyó el partido que ganó Quilmes en el estadio Centenario obedeció a una falla decisiva del árbitro, Nicolás Lamolina, que aparentemente a instancias del juez de línea, Yamil Bonfá, sancionó como penal una falta inexistente del arquero de Ferro, Marcelo Miño, sobre el recién ingresado delantero quilmeño Federico Anselmo, quien se hizo cargo de la ejecución que le terminó dando la victoria a su equipo.

Iban 30 minutos del complemento y en el cuarto de hora final los visitantes presionaron en pos de una igualdad que merecían, pero no lograron quebrar esa diferencia con la que Quilmes pasó luego del empate 1 a 1 del cotejo de ida en Caballito.

“La sensación que me queda es que no es justo definir una semifinal con un grave error del árbitro Lamolina al sancionar el penal. Fue una jugada insólita, porque el juez dudó y en principio parecía que no lo iba a sancionar. Él sabe que se equivocó y si es un hombre de bien tendrá que llamarme y darme las explicaciones correspondientes. Es una lástima, porque era el momento justo para ascender”, cuestionó al término del encuentro el presidente de Ferro, Daniel Pandolfi.

Previamente Barracas Central le ganó en su estadio Claudio “Chiqui” Tapia a Almirante Brown por 3 a 2, con tantos convertidos en el primer tiempo por Gonzalo Paz y Bruno Cabrera, ambos de cabeza, y Lucas Colitto, descontando el paraguayo Wilson Chimeli y Leandro Guzmán en la etapa complementaria.

Tras el 0 a 0 en la ida de la semana anterior en Isidro Casanova, Barracas Central salió al campo con la premisa de adueñarse del juego, el partido y el pasaje a la final por el segundo ascenso.

Los conducidos por el periodista Rodolfo De Paoli dominaron las acciones, con mucha presión alta en tres cuartos de cancha del rival y buen manejo del balón, bajo la conducción de Lucas Colitto e Iván Tapia, hijo del presidente de AFA.

A los 27 minutos, tras un córner ejecutado por Iván Tapia desde la derecha, Gonzalo Paz, de cabeza, en el primer palo y anticipándose a los defensores de Brown, venció a Ramiro Martínez, quien nada pudo hacer para evitar la apertura en el marcador y la justificada ventaja de Barracas.

Tres minutos más tarde, tras otro córner pero desde la izquierda, un falso despeje defensivo y posterior centro desde la derecha de Juan Manuel Vázquez, Bruno Cabrera, con un certero cabezazo en el centro del área, superó nuevamente a Ramiro Martínez y estableció el 2 a 0.

Almirante Brown no asimiló el golpe anímico y siguió perdido en el campo, para colmo Diego García quiso ceder el balón hacia atrás para su guardameta y habilitó a Lucas Colitto, quien se escapó por el centro, eludió a Ramiro Martínez y señaló el 3 a 0 con el arco vacío, a los 42 minutos.

El segundo tiempo parecía que estaba de más, ya que Barracas, cómodo con el resultado, dejó que transcurra el tiempo, se retrasó e hizo correr la pelota; mientras que Almirante era todo impotencia, pero imprevistamente descontó en un rápido ataque y una muy buena definición de Wilson Chimeli, a los 33 minutos.

El gol despertó el “amor propio” de Almirante Brown, que se puso a tiro del partido cuando Leandro Guzmán, a los 38 mknutos anotó por encima de la salida del arquero Maximiliano Gagliardo, tras una excelente habilitación de Diego García. 3 a 2 y suspenso impensado en un encuentro que minutos antes parecía terminado.

Así fue hasta la conclusión del partido, con la visita tratando de empatar y con los festejos posteriores de Barracas Central por acceder al partido decisivo, con la esperanza de poder ascender a la Liga Profesional, luego de perder la primera posibilidad al caer 1 a 0 en la final del certamen ante el campeón Tigre.

Barracas Central ganó merecidamente, sufrió más de la cuenta en el final pese a ser muy superior durante casi todo el cotejo y sueña con jugar por primera vez en su historia en la Liga Profesional. Para ello deberá superar a Quilmes.

Artículos relacionados

Más Información